Con una inversión inicial de 490,000 pesos y la proyección de aumentar la aportación hasta 5 millones en una segunda etapa, los comerciantes del emblemático Mercado Libertad iniciarán este mes los trabajos para el rescate del Templo de San Juan de Dios, en el barrio comercial más antiguo de Guadalajara, con el objetivo de convertirlo en ruta turística.

En el proyecto del patrimonio histórico y artístico participarán el gobierno federal, el ayuntamiento de Guadalajara, los administradores del recinto católico y la Asociación de Locatarios del Mercado Libertad San Juan de Dios.

El recate del edificio del templo es parte de un proyecto de la Asociación que se fijó como estrategia para recuperar la actividad comercial del lugar , manifestó Óscar González Padilla, representante de los locatarios.

San Juan de Dios es un punto de encuentro nacional e internacional. En décadas pasadas figuraba entre los lugares obligados a visitar por parte del turista doméstico y extranjero.

En el mercado de San Juan de Dios laboran diariamente 15,000 personas; sin embargo, genera adicionalmente 120,000 empleos indirectos.

Según datos de la Asociación, al mercado acuden diariamente entre 7,000 y 10,000 compradores.

El destino comprende la Plaza Tapatía, el Instituto Cultural Cabañas, la Plaza de los Mariachis y la zona comercial de Obregón.

promo@eleconomista.com.mx