Un grupo de taxistas manifestó su inconformidad ante el problema de inseguridad y expresó su rechazo a la operación de empresas como Uber, cuyo servicio, acusa, es ilegal.

Frente al palacio de gobierno arribaron un grupo de 50 taxistas liderados por Félix Farfán.

Vamos a hacerle llegar el documento al gobernador para que se tomen medidas sobre esta problemática. Número uno: el problema del pirataje, principalmente de compañías como Uber, que en una política de libre mercado vienen y se enciman en nuestro trabajo diario , comentó el trabajador del volante, quien advirtió que no se puede asegurar la confiabilidad de los choferes de estas empresas.

Zonas rojas

Respecto de la inseguridad, Félix Farfán sostuvo que colonias como San Pedrito Peñuelas, Menchaca, San Pedro Mártir, entre otras se han vuelto puntos rojos para ellos, ya que los asaltan, apedrean, e incluso han llegado a matar a algunos conductores, sin que haya respuesta por parte de la autoridad. Esto sobre todo en la noche, lo que inhibe, ahora, que quieran otorgar algún servicio en esta zona de la ciudad.

Queremos buscar mecanismos para que el taxista esté coordinado con la policía, para que haya algún control, que se monitoree y cheque que estén los compañeros cuando salgamos a otros estados , expresó.

arlene.patino@eleconomista.mx