Al cierre del primer trimestre del 2018, ocho entidades federativas del país aumentaron su nivel de informalidad en relación con igual periodo del 2013, trazando una dinámica contraria a la nacional; de este grupo, el mayor incremento perteneció a Tabasco.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la Tasa de Informalidad Laboral 1 (TIL1) en el país pasó de 58.73% de la población ocupada a marzo del 2013, a 56.75% en el mismo lapso de este año.

Tabasco, Chiapas, Veracruz, Hidalgo, Oaxaca, Sonora, Nayarit y Estado de México presentaron ascensos en este indicador; el más elevado perteneció al territorio tabasqueño (de 60.96 a 65.06%, es decir, 4.1 puntos porcentuales más).

Ante una crisis prolongada en el sector petrolero en Tabasco por los bajos precios de la mezcla y la caída en la producción de hidrocarburos, en donde tampoco hay otras actividades productivas que estén generando nuevas oportunidades, las personas han tenido que buscar otro modo de integrarse a la economía, como autoemplearse o aceptar empleos sin prestaciones, lo que provoca que crezca la informalidad, coincidieron expertos.

“El estado también ha tratado de tener un mayor dinamismo en sectores agropecuarios, donde se da una colocación importante de trabajo informal por ser de naturaleza rural”, ahondó Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Raymundo Tenorio Aguilar, especialista del Tecnológico de Monterrey, indicó que la crisis petrolera  es sistémica, ya que las empresas del sector se encadenan, por ejemplo, con constructoras, proveedoras de servicios, grúas, trasporte, restaurantes, entre otras ramas que resultan afectadas.

De las otras entidades que mostraron crecimientos de la TIL1 entre el primer trimestre del 2013 y el 2018, sobresale que únicamente Tabasco registró pérdida de empleo formal en los primeros tres meses del 2018, es decir, los siete estados restantes generaron plazas aseguradas en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

A excepción del estado chiapaneco, la formalidad creció en las otras entidades debido a la modernización de los sistemas tributarios, a fin de incorporar a las personas al mercado formal, explicó el analista del CIEP.

“Mientras que la informalidad también aumentó por el  dinamismo de las actividades agropecuarias, donde hubo subsidios importantes por parte del gobierno federal para impulsar proyectos agrícolas y en el cual se trató de mantener el precio de algunos productos a bajo costo”, agregó.

En Hidalgo, que pasó de 73.99 a 75.17% de los ocupados en la informalidad durante el lapso de análisis, el final del ciclo agrícola otoño-invierno se emplearon más personas como jornaleros agrícolas, y en las  agroindustrias se contrataron puestos formales, expuso Tenorio Aguilar.

José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), dijo que en Hidalgo, Sonora y Chiapas el ascenso en la informalidad provino del comportamiento  positivo del comercio al por menor, y en lo formal, de las actividades vinculadas con la agroindustria.

“En el Estado de México el comercio minorista atrajo al trabajo informal y la fortaleza de las industrias manufactureras absorbió a los empleados  formales, por ello el crecimiento en ambos mercados”, acentuó.

Definición

La TIL1 se refiere a la suma, sin duplicar, de los ocupados que son laboralmente vulnerables por la naturaleza de la unidad económica para la que trabajan, con aquellos cuyo vínculo o dependencia laboral no es reconocido por su fuente de trabajo.

En este indicador, según el Inegi, se incluye, además del componente que labora en micronegocios no registrados o sector informal, a otras modalidades análogas como los ocupados por cuenta propia en la agricultura de subsistencia, así como a trabajadores que laboran sin la protección de la seguridad social y cuyos servicios son utilizados por unidades económicas registradas.

Industria

Las entidades que más redujeron su Tasa de Informalidad Laboral 1 entre los primeros trimestres del 2013 y del 2018 fueron Guanajuato (de 62.28 a 55.22% de los ocupados), Jalisco (de 55.47 a 49.85%) y Aguascalientes (de 48.59 a 43.64 por ciento).

El director del Idic atribuyó esta actuación en los tres estados a la baja en precarización laboral y a la robustez que muestra el sector industrial.

Asimismo, al cierre de marzo de este año, Nuevo León presentó la TIL1 más baja de país, con 35.34% de la población ocupada, sitio que no ocupaba desde el 2012, considerando sólo los primeros tres meses de cada año. Años anteriores la posición de privilegio fue para Chihuahua y Coahuila.

“Nuevo León y Chihuahua tienen una alta presencia en actividades manufactureras, que a su vez requieren de un trabajo formal importante y cuando hay un buen dinamismo fabril en Nuevo León, esto genera mayor contratación de personal formal, por lo que la informalidad se ve rezagada; Chihuahua al tratar de diversificar sus actividades queda rebasado por el estado neolonés”, señaló Meléndez Aguilar.