Monterrey, NL. El Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) tendrá un impacto positivo en los sectores automotriz y agroalimentario y bienes de consumo de Nuevo León, debido a que las exportaciones que hoy representan 30% del PIB estatal, podrían crecer 8%, asegura M. Jorge Yañez, socio director del despacho Hogan Lovells BSTL.

Aunque es prematuro hacer una proyección exacta, Jorge Yañez estima que debido a que la zona citrícola de Nuevo León es segunda en importancia después de Sinaloa, las exportaciones locales de la industria agroalimentaria hacia mercados de Asia y Pacífico pudieran aumentar 30,000 millones de dólares a corto plazo.

En su opinión, la firma de este acuerdo representa la oportunidad de convertir a esta región en el tercer destino de las exportaciones agroalimentarias, las cuales podrían crecer entre 30 y 40% en un plazo de tres años.

En 2015, la entidad se consolidó en el cuarto lugar a nivel nacional en la industria alimentaria, generando una derrama económica cercana a 42,000 millones de pesos anuales, indican datos de Hogan Lovells BSTL.

Entre los principales cultivos que se producen en la entidad destacan: la naranja, papa y pastos. Además, de las áreas de molienda de trigo, carnes, lácteos, cerveza, malta, refrescos y agua.

Por tanto, consideró que tanto empresas locales y extranjeras se verán beneficiadas por la firma del TPP, entre ellas citó a Maseca, Sigma, Xignux, Femsa, Qualtia Alimentos, Mexicana de Cítricos, Frutech; así como las multinacionales Del Monte Foods, Wrigley, Mondeléz.

Sector autopartes limitado

Un renglón que ha sido polémico para la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León, es el sector de autopartes.

Al respecto, Jorge Yañez comentó que precisamente entre algunas industrias estratégicas que tendrán protección están las de alimentos y el sector automotriz.

No podemos ser muy restrictivos, esto nos va a forzar a ser competitivos en costos, mano de obra y seguridad jurídica , añadió el especialista.

Retos se dividen en dos áreas

En opinión de Yáñez, hay dos retos en esta materia: el primero, el comercio electrónico, dado su alto valor a nivel mundial, y a que por primera vez hay un capítulo en esta materia, esto les permitirá trabajar en cómo enfrentar prácticas ilícitas en internet.

Y por otra parte, consideró que habrá mayor monitoreo aduanero, ya que debido a que la competencia será por regiones, ello obligará a una mayor integración de la zona del TLCAN, por lo que México, Estados Unidos y Canadá tendrán que trabajar en homologar sus procesos para intercambio de las mercancías.

[email protected]