Guadalajara, Jal. La suspensión de la Ley Seca en Jalisco durante el próximo fin de semana electoral beneficiará a 680,000 restauranteros que dependen de esta actividad en el estado, afirmó el presidente del Consejo Regional de la Industria Restaurantera y Gastronómica, (Crireg), Mauricio Servín Carreón.

“Son 680,000 personas las que trabajamos directamente en el sector restaurantero en el estado de Jalisco; no estoy hablando del sector turismo, sino exclusivamente del sector restaurantero de Jalisco, entonces es una cantidad impresionantemente grande, más aparte afectamos o tenemos incidencia en 82 ramas de la industria”, detalló.

Tras dos meses de cabildeo con autoridades estatales, el sector restaurantero logró que por segunda ocasión en Jalisco se permita la venta de bebidas alcohólicas durante el día de la elección, lo cual quedó asentado en el Periódico Oficial del Estado de Jalisco.

Restricciones

La eliminación de la Ley Seca aplica para todo el estado, de acuerdo con el decreto publicado “mediante el cual se determina que no habrá restricciones para la venta y consumo de bebidas alcohólicas con motivo de la jornada electoral local y federal del primero de julio del 2018, adicionales a las que sean de aplicación ordinaria en la normatividad municipal vigente”.

“La sociedad ha madurado mucho porque los que vayamos a ir a votar, lo vamos a hacer, consciente o inconscientemente, pero vamos a ir a votar”, destacó el dirigente del sector restaurantero en la entidad, quien anticipó que esos establecimientos preparan promociones para los comensales que demuestren que acudieron a votar.

El presidente de Crireg afirmó que en la elección intermedia del 2015, cuando por primera vez se eliminó la Ley Seca en Jalisco durante el día de la votación, no se presentaron incidentes.

“El gobierno nos tiene confianza al sector y nosotros también le tenemos confianza a ellos y gracias a eso se llegó a este acuerdo”, indicó Servín Carreón.

Pérdidas

Añadió que para la mayoría de los restaurantes, los días de mejores ventas son viernes, sábado y domingo e incluso, dijo, hay algunos que viven exclusivamente de la venta del fin de semana, por lo que aplicar la ley significaría para esos establecimientos 100% de pérdida.

“Muchos vivimos (de la venta) de viernes y sábado, me incluyo; entonces, cuando nos quitan una semana es una pérdida de 25% en el mes, y es muy fuerte ese descontrol”, refirió el también propietario de Casa Bariachi.

Indicó que, incluso, la pérdida durante el próximo fin de semana sería mayor debido a que para el sector es una buena temporada por la transmisión de partidos del Mundial de futbol.

De acuerdo con Servín, en el estado hay 36,000 establecimientos con licencia de restaurante-bar.

[email protected]