Monterrey, NL. El Gobernador interino de Nuevo León, Manuel González Flores, ordenó la suspensión durante las campañas electorales de todos los procesos de licitaciones y subastas inversas relacionadas con programas sociales, que podría ascender hasta 200 millones de pesos.

El Mandatario interino pidió a la Secretaría de Administración, a la Secretaría de Finanzas y Tesorería General del Estado y a los organismos públicos descentralizados, trasladar los procesos de compras relacionados con apoyos sociales hasta después de la elección federal del 1 de julio.

Entre las licitaciones que serán postergadas, están: la licitación de 30,000 paquetes nutricionales distribuidos en polígonos de pobreza alimentaria, la dispersión del bono de internet y de apoyos para estudiantes de zonas rurales y la compra de aparatos para atender discapacidades auditivas y motoras.

La entrega previamente calendarizada de apoyos a personas adultos mayores, personas con discapacidad, jefas de familia, y el bono de transporte para estudiantes, no se suspenderá, sólo su promoción.

La restricción ordenada por el Gobernador interino a la realización de licitaciones y subastas inversas durante el periodo electoral es una medida adicional a las prohibiciones que marca la Ley para garantizar la equidad e imparcialidad en la elección.

Esta medida complementa también el convenio de blindaje a programas sociales firmado el pasado 27 de febrero por la entonces Procuraduría de Justicia, la Secretaría de Desarrollo Social y la Contraloría del Estado, en presencia del Ejecutivo estatal y la Comisión Estatal Electoral.