El constante crecimiento del sector franquicias en la capital queretana, así como la importancia de la ciudad, fueron factores para que la firma Sushi Zone eligiera la ciudad para abrir su primera sucursal en la zona Bajío, aseguró el director de la firma, Luis Araiza.

La marca tiene apenas cinco años de haberse creado en la ciudad de La Paz, Baja California; y a un año de haber iniciado como franquicia, cerró el 2013 con ocho puntos de venta en diversas ciudades del país, como Culiacán, La Paz y Querétaro.

Tenemos interés en ir creciendo en nivel país; por ello nos hemos presentado en ferias de franquicias como la del World Trade Center ya por dos años consecutivos , destacó.

Luis Araiza comentó que en próximas semanas abrirán las franquicias de Tuxtla y Tijuana, con lo que alcanzarían los 10 puntos de venta en el país, mientras que parte de su proyecto de negocios es abrir tres franquicias más durante el 2014.

La firma abrió en Querétaro en noviembre pasado, en tanto que se pretende recuperar la inversión en un lapso de 18 a 24 meses y entonces considerar un nuevo punto de venta.

El Director detalló que fue el Full Concept el modelo de franquicia que se instaló en Querétaro, para lo que se requirió una inversión de 1 millón 800,000 pesos, incluyendo la cuota de franquicia que es de 20,000 dólares; el resto fue para la remodelación y compra de equipo para el inmueble.

Una vez instalada la franquicia, se cobra una regalía mensual de 5% sobre ventas, más 1% para el fondo de publicidad.

Añadió que este modelo de franquicia requiere de una capacitación de tres semanas previo a que se abra el punto de venta; sin embargo, la capacitación es continua.

sirse.rosas@eleconomista.mx