Moody’s de México subió las calificaciones de emisor del estado de Veracruz a “B3/B1.mx” de “Caa1/B2.mx” y mantuvo la perspectiva Estable.

El alza refleja la opinión de la agencia “de que las prácticas de administración y gobierno de Veracruz son más fuertes, lo que ha resultado en el fortalecimiento de la administración y el perfil de liquidez”, indicó la calificadora.

Moody’s indicó que la nueva administración de Veracruz, encabezada por Cuitláhuac García Jiménez, ha demostrado una mejora en las prácticas de administración y gobierno, lo que incluye una mayor transparencia en la presentación de estados financieros (más confiables), incluyendo el reconocimiento de los términos y condiciones del refinanciamiento que llevó a cabo el gobierno previo.

“Adicionalmente, Veracruz ha cumplido con la publicación de sus estados financieros anuales y trimestrales. A pesar de que la nueva administración ha estado durante un corto periodo, Moody’s reconoce que ha habido una mejora en esta área y monitoreará de cerca las prácticas del gobierno”, señaló.

La calificadora espera que el estado estabilice su dependencia en el uso de deuda de corto plazo en menores niveles que los registrados anteriormente, lo cual impactará de manera positiva los niveles de liquidez.

“Como resultado del incremento de 18% de las transferencias federales por convenios y el control de los gastos operativos, el estado adquirió 2,500 millones de pesos de deuda de corto plazo a diciembre del 2018, cifra que contrasta con los 4,300 millones contratados durante los dos años anteriores”, refirió.

El indicador de liquidez de efectivo a pasivos circulantes mejoró en el 2018, siendo equivalente a 0.56 veces comparado con 0.36 del año anterior.

A marzo del 2019, dicho indicador registró una mejora a 1.1 veces. Moody’s prevé que el estado continuará registrando niveles de liquidez positivos de aproximadamente 0.45 y 0.35 veces durante los años 2019 y 2020, respectivamente.

Déficits

La perspectiva Estable de las calificaciones de Veracruz refleja la expectativa de la agencia de que el estado continuará registrando déficits financieros de entre 1 y 2% de los ingresos totales en los siguientes años. Estos déficits se financiarán a través de la adquisición de deuda.

Como resultado, Veracruz continuará registrando niveles de deuda directa e indirecta neta de 36% de los ingresos totales en el mismo periodo.

“Adicionalmente, a pesar de que la liquidez ha mejorado con respecto a los niveles muy bajos registrados en el 2016 y el 2017, las métricas de liquidez continuarán mostrando una tendencia relativamente estable en los dos siguientes años dados los persistentes niveles de pasivos circulantes y los retos para incrementar la disponibilidad de efectivo”, indicó Moody’s.

[email protected]