La suma de fortalezas, colaboración y trabajo en equipo han permitido que los estados de Sonora en México y Arizona en Estados Unidos sean un ejemplo de la creación de una megarregión.

Así lo afirmó la gobernadora de la entidad mexicana, Claudia Pavlovich Arellano, quien participó en el pánel “El rol de la región de Norteamérica en una economía Globalizada: Comercio, Agricultura, Energía e Innovación”, durante la Cumbre de Gobernadores y Premieres de América del Norte 2018, que se realizó en Scottsdale, Arizona, del 4 al 6 de mayo.

“Hemos trabajado en conjunto, hemos reducido el tiempo de nuestras importaciones hacia Estados Unidos, gracias al trabajo que hemos hecho en conjunto y se han fortalecido las exportaciones”, destacó.

El Corredor Seguro que va de Sonoyta, en la frontera con Arizona, hasta Puerto Peñasco, destino turístico de Sonora, es otra prueba del fortalecimiento de la economía binacional.

Por este tramo carretero transitan anualmente 1.6 millones de turistas y para el año en curso se prevé que esa cifra se incremente a 2.5 millones y se genere una derrama económica de 2,386 millones de pesos.

“Nuestro trabajo como gobernadores es la comprensión de que nuestras economías y comunidades no crecen a partir de la retórica, sino a partir de las acciones que en conjunto realizan los gobiernos, sociedades y entornos productivos”, enfatizó Pavlovich Arellano.

A su vez, Doug Ducey, gobernador de Arizona, sostuvo que la cooperación con Sonora ha fortalecido el desarrollo económico de este estado de la Unión Americana. Por ejemplo, la construcción de la planta automotriz Lucid Motors en Casa Blanca, Arizona.

Esta planta tendrá asociación con proveedoras de Sonora. Lucid Motors Company contempla una inversión de 700 millones de dólares en la región de Casa Grande.

En el caso de Nuevo León, dada su integración económica y comercial con Estados Unidos, hay importantes lazos con Texas, sobre todo en materia energética por la construcción de gasoductos transfronterizos. Mientras Baja California y California fortalecen el consumo mediante el mejoramiento de la infraestructura de cruces fronterizos.

Además, Baja California pretende potencializar con Arizona y Nevada las industrias aeroespacial, médica, de servicios de salud y tecnología para el cuidado de la salud, de manufactura avanzada, minera, principalmente, así como desarrollar una colaboración significativa y productiva con estos territorios a fin de contribuir al fortalecimiento de la cadena de suministro transfronterizo en dichas industrias.

Encuentros

El gobernador de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid, dijo durante su participación que la entidad representa una oportunidad de inversión, ya que es uno de los estados del norte del país con más desarrollo en infraestructura y generación de empleos.

Como parte de la agenda, el mandatario sostuvo un encuentro con su homólogo de Utah, Gary Richard Herbert, con quien estableció temas de infraestructura como los proyectos del aeropuerto de Ojos Negros, el puerto El Sauzal y el ferrocarril que se pretende sea binacional.

La presentación de los proyectos es parte de los acuerdos pactados durante su última reunión en abril pasado, en la que acordaron el desarrollo de infraestructura para facilitar las actividades de exportación e importación para empresas con matrices en ese estado.

Vega de Lamadrid detalló que en la cumbre pactó una reunión de trabajo en Nevada con el gobernador, Brian Sandoval, y posteriormente una visita a Utah en un encuentro entre mandatarios, que también incluyó una visita de ambos ejecutivos estadounidenses a Baja California.

El secretario de Desarrollo Económico, Carlo Bonfante Olache, quien también participó en la cumbre, enfatizó que el objetivo fue principalmente generar encuentros de alto nivel de manera trinacional entre gobernadores y homólogos, con representantes del sector privado.

En el caso de Baja California, destacó que los temas de mayor urgencia por el interés de crear acuerdos comerciales fueron infraestructura y tecnología, cadenas de suministro, innovación agrícola, seguridad económica y fuerza laboral.

“Lo importante para nosotros fue compartir la visión binacional y regional con la que se trabaja en las actividades de promoción como Calibaja (California–Baja California), Aribaja (Arizona-Baja California) y en un futuro una zona donde se encuentren incluidas Arizona, Nevada y California”, informó Bonfante Olache.

Movilidad laboral

El gobernador interino de Nuevo León, Manuel González Flores, participó en la mesa de diálogo “Movilidad Laboral y su Desarrollo en la Región de América del Norte”, donde expuso que es necesario poner orden a la movilidad laboral entre México y Estados Unidos y volver a un esquema de trabajo temporal legal que atienda la oferta y demanda e incluya seguridad social.

“Nosotros mismos debemos capacitar a nuestros trabajadores y tenerlos listos con nuestra oferta para la demanda laboral que ustedes tengan”, enfatizó.

Recordó que en los años que comprende la década de 1960, los trabajadores campesinos de México fueron aceptados en Estados Unidos con programas de braceros.

Por ello, pidió impulsar reformas locales y programas de capacitación para cuando exista la voluntad política de abrir las fronteras a los trabajadores.

En la cumbre destacó la participación de los gobernadores de Baja California, Sonora, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Yucatán, Nevada, Arizona, Connecticut, Nuevo México, Utah, Alberta y Saskatchewan.