La estabilización de los niveles de endeudamiento del estado de Sonora y la reducción de sus déficits financieros fueron los factores para que Moody’s cambiara la perspectiva a Estable de Negativa.

“Moody’s estima que el déficit financiero de Sonora bajará a -1.5% en el 2018 de -2.3% en el 2017. Mientras que pudiera ampliarse el déficit en el 2019, estimamos que se mantendrá por debajo de los déficits de -4 a -5% reportados en el 2015-2016. La mejora de los resultados coloca al desempeño financiero del estado en un camino más estable después de un periodo de deterioro en años anteriores, y reflejan la capacidad de la administración para contener el crecimiento del gasto corriente y de capital”, indica mediante un reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Añade que espera que la contención de los déficits ayude a limitar las necesidades de financiamiento, para disminuir más el nivel de deuda directa e indirecta neta del estado en el 2018 y el 2019.

Asimismo, la agencia afirmó las calificaciones de emisor del estado en “Ba3” (escala global) y “A3.mx” (escala nacional).

La afirmación de estas calificaciones de Sonora refleja déficits financieros menores que los de la mediana de pares calificados en “Ba3”; niveles de endeudamiento en reducción, pero todavía altos; ingresos propios relativamente elevados; liquidez débil, e importantes niveles de obligaciones de pensiones no fondeadas.

Sonora ha logrado disminuir el crecimiento de su gasto corriente a tasas que han permanecido por debajo del crecimiento de los ingresos en los últimos dos años mediante la implementación de medidas de austeridad. El gasto en el rubro de materiales y servicios generales bajó en el 2017, y el crecimiento del gasto corriente se ha mantenido en línea con el incremento de los ingresos en el primer trimestre del 2018.

Además, recientemente el estado reestructuró su deuda pública, lo cual reducirá modestamente sus costos de servicio de la deuda.

La mejora en el desempeño está ayudando a reducir la presión financiera y Moody’s prevé que el nivel de deuda directa e indirecta neta a ingresos totales continuará bajando gradualmente, llegando a 40.3% al cierre del 2018 de un pico de 45.3% en el 2016.

Nivel de ingresos

Sonora, señala la calificadora, continúa gozando de un nivel relativamente alto de ingresos propios, el cual fue equivalente a 12.1% de los ingresos totales en el 2017, en comparación con la mediana de 5.4% para estados calificados en “Ba3”.

La entidad tiene una economía relativamente próspera, con un Producto Interno Bruto per cápita equivalente a 142% del promedio nacional en el 2016, el cual ofrece una amplia base fiscal.

No obstante, la agencia indica que el bajo nivel de liquidez del estado continúa siendo su principal reto crediticio. El efectivo y equivalentes representaron 0.3 veces el pasivo circulante en el 2017, y el estado utiliza con frecuencia créditos de corto plazo para satisfacer necesidades temporales de liquidez.