Cancún, Qroo. El ayuntamiento de Solidaridad se alista a triplicar su deuda bancaria con la contratación de un nuevo crédito por 386 millones de pesos para la realización de ocho megaproyectos.

Se trata de tres centros deportivos, uno cultural, un edificio de policía, una delegación de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, el nuevo palacio municipal y la compra de arcos detectores de metales para vehículos.

Apenas en abril pasado, el cabildo solidarense aprobó la reestructuración de la deuda municipal, que asciende a 132 millones de pesos, lo cual era un requisito indispensable para la contratación del nuevo crédito que triplica esa suma, pues sólo así se garantizaba obtener un año de gracia para iniciar con los pagos de los servicios de esa nueva deuda, así como mejores tasas de interés, según explicó en su momento Cristina Torres, secretaria general del Ayuntamiento.

En administraciones pasadas, se aprobó la contratación de diversos empréstitos con HSBC y Banobras, pero las condiciones en que fueron autorizadas esas líneas no son muy convenientes para el municipio en lo que respecta al costo del servicio de la deuda, en comparación con las que pueden conseguirse en este momento si se refinancia, generando la posibilidad de conseguir financiamiento adicional con un costo financiero más bajo en términos reales y logrando mayor liquidez para las arcas municipales en el corto y mediano plazo , dijo en un comunicado la funcionaria.

José Luis Toledo Medina, tesorero solidarense, dijo ayer que a más tardar a principios de julio se definirá el banco con el cual contratarán el empréstito, pues ya cuentan con la aprobación tanto del cabildo como del Congreso estatal para contratar este nuevo préstamo que será pagadero en los próximos 15 años, mismo plazo en que está autorizada la reestructuración de los 132 millones de pesos.

POCA RECAUDACIÓN LOCAL

El último reporte de la correduría Fitch Ratings, de octubre del 2011, sobre las finanzas de Solidaridad, puso en perspectiva negativa a este municipio por un deterioro en la tasa de ahorro interno, motivado por la tendencia creciente del gasto operacional, ante un entorno económico aún adverso que continúa limitando la recaudación local .

El reporte indica además que Solidaridad reporta un deterioro en la generación de ahorro interno (flujo libre para servir la deuda y/o realizar inversión) como proporción de sus ingresos fiscales ordinarios, ubicando al ahorro interno en niveles promedio de 100 millones de pesos.

Fitch recomendó entonces que la administración municipal debería establecer políticas de austeridad más severas en el ejercicio del gasto, a fin de mejorar su flexibilidad financiera.

Pese a la perspectiva negativa, Fitch ratificó la calificación de A(mex) a la calidad crediticia de Solidaridad y la nota de AA(mex) a su financiamiento específico contratado con HSBC.

En noviembre del 2011, en que fue aprobado por el cabildo la contratación del nuevo préstamo, el presidente municipal priísta, Filiberto Martínez, dijo que el crédito era necesario para cumplir con las necesidades y obras que son impostergables .

jvazquez@eleconomista.com.mx