Morelia, Mich. “Los cambios en el pacto fiscal que solicitamos los gobiernos de la Alianza Federalista son por equidad y justicia, somos una República federal compuesta por entidades aglutinadas en un pacto federal”, manifestó el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo.

En entrevista con El Economista, el mandatario indicó que este pacto con la Federación, en la transferencia de recursos, se traduce en un impacto fiscal para los estados.

“Un pacto fiscal que ha sido centralista y conservador de la hacienda pública del recurso. Por ejemplo, Michoacán tiene un PIB anual de 550,000 millones de pesos, por participaciones federales nos regresan 25,000 millones, mientras las aportaciones se han ido acabando, porque están etiquetadas”, ahondó.

“Si Michoacán cobrara sus impuestos, mejor pagaría una cuota a la Federación, ya que podría recaudar 250,000 millones de pesos, 200,000 millones de los impuestos del estado al año. Hoy los cobra la Federación y regresa 25,000 millones, ése es el tema”, señaló.

La demanda de revisar el pacto fiscal proviene antes de que Andrés Manuel López Obrador llegara a la Presidencia, pero se agudizó más por los problemas en las finanzas públicas estatales derivados del Covid-19.

Los 10 mandatarios que conforman la Alianza Federalista Pacífico-Norte (Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas, Durango, Michoacán, Jalisco, Colima, Chihuahua, Guanajuato y Aguascalientes) son los que más han solicitado modificaciones en la Ley de Coordinación Fiscal, para que, según sus criterios, se dé una distribución más equitativa y justa de los recursos y tengan más facultades recaudatorias.

Uno de sus argumentos es que la actual crisis económica y sanitaria evidencia lo ineficiente del pacto fiscal, como el principal instrumento para recaudar y redistribuir la riqueza pública, el cual permite la concentración de 80% de los ingresos públicos en el gobierno central y reparte sólo 20% hacia las 32 entidades y los más de 2,400 municipios.

Una de las propuestas de los gobernadores es que la distribución de los ingresos sea de 70% para el gobierno central y 30% para estados y municipios; este aumento de 10 puntos porcentuales equivaldría a 600,000 millones de pesos más en las arcas locales.

Recientemente, en una reunión con la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) en San Luis Potosí, López Obrador acordó con los gobernadores realizar la Convención Nacional Hacendaria para la revisión de la Ley de Coordinación Fiscal, por la cual el gobierno federal, mediante diferentes fórmulas y reglas de operación, transfiere recursos a estados y municipios.

Sin embargo, Aureoles Conejo explicó que pese a dicho acuerdo, el gobierno federal aún descalifica la demanda fiscal de los estados, “porque nosotros gastamos mal el dinero, porque hay corrupción, porque nos endeudamos, porque derrochamos el recurso”.

“Quien ha derrochado el recurso es el gobierno central, la deuda total del gobierno federal es de 12.7 billones de pesos y lo que va en el sexenio de López Obrador han endeudado al país con más de 1.7 billones (...) La deuda de todos los estados y municipios de la República no llega a los 600,000 millones de pesos”, aseguró.

Pirámide invertida

El gobernador de Michoacán dijo que “si hubiera justicia distributiva debería de ser al revés, 80% a estados y municipios y 20% al gobierno central, la pirámide está invertida, los problemas de agua potable, calles, luz, servicios de limpieza, están abajo, en estados y municipios (...) Mientras el gobierno está gastando más de 500,000 millones de pesos en el Tren Maya, en la refinería y en un aeropuerto donde no van a poder aterrizar las aeronaves comerciales (Santa Lucía)”.

“No es un tema de regateo, es un tema de justicia distributiva, porque son recursos de los mexicanos”, añadió.

Silvano Aureoles expuso que después de la reunión con López Obrador en San Luis Potosí, “donde salió con otras cosas el presidente, vamos a replantearnos diferentes temas en Chihuahua el próximo 7 de septiembre. Es probable que la Alianza Federalista acuerde salirse de la Conago, se analiza un plan B. El secretario de Hacienda quedó de convocarnos”.

“Nosotros no estamos con una actitud rupturista”, aseveró.

Ley de Coordinación Fiscal

Gobernadores, en su derecho de salirse de Conago: C. Sheinbaum

Ante el anuncio de que los 10 mandatarios que conforman la Alianza Federalista están analizando salirse de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, explicó que están en su derecho.

“Quien se quiera salir de la Conago, que se conformó en el 2000, está en su derecho, lo importante es que sencillamente este espacio nos permite un diálogo entre los estados y la Ciudad de México; pero no es algo en donde uno diga que se está violentado la Constitución, es un espacio de coordinación y que permite al gobierno federal tener un diálogo al mismo tiempo con todos los estados”, dijo.

La semana pasada, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, dio a conocer que el próximo 7 de septiembre los mandatarios de la Alianza Federalista se reunirán en Chihuahua para discutir su permanencia en la Conago, en caso de que el gobierno federal no revise la Ley de Coordinación Fiscal.

estados@eleconomista.mx