Ante el gobierno federal, a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), se logró para Sinaloa un monto de más de 2,000 millones de pesos para alcanzar un precio objetivo de 3,800 pesos por tonelada de maíz y de 4,900 pesos para trigo, lo que representa más de 50% del presupuesto total destinado para el país.

En reunión con líderes de productores agrícolas, el mandatario estatal, Quirino Ordaz Coppel, destacó que de 4,000 millones de pesos que se distribuirán en todo México, más de la mitad estarán radicados en Sinaloa, por lo que buscará que estos apoyos lleguen de manera oportuna a mano de los productores.

Para mí, el campo sinaloense es la actividad más importante que tiene el estado , afirmó.

Durante su mensaje, el secretario estatal de Agricultura y Ganadería, Juan Enrique Habermann Gastélum, destacó la importancia de que a Sinaloa se le esté reconociendo desde la Federación, al otorgar más de la mitad de los recursos que se distribuirán en todo el país.

Enfatizó que con los más de 2,000 millones de pesos que se darán por concepto de precio objetivo, alcanzarían para tecnificar 800,000 hectáreas de riego que hay en Sinaloa o para construir más de 1 millón de toneladas de bodegas.

Ante las especulaciones que hay a nivel nacional en el marco de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Habermann Gastélum advirtió de la urgencia de implementar una norma fitosanitaria para el maíz amarillo que ingresa a nuestro país, ya que es de muy baja calidad y esto viene a mermarle a los productores mexicanos.

En cuanto a los apoyos pendientes por conceptos de inducción productiva y copete se empezarán a pagar durante agosto; en tanto, lo que corresponde a 2,000 millones de pesos empezarán a fluir a partir de septiembre.

Mala temporada

El titular de la Secretaría de Agricultura y Ganadería agregó que para paliar los efectos por la mala temporada que tuvieron los productores de trigo de la entidad se estarán gestionando paquetes tecnológicos para lograr que sean más productivos y con un menor costo de labranza.

estados@eleconomista.mx