Puebla, Pue. Por paros de 113 días que se cumplen este jueves a consecuencia de la pandemia por el Covid-19, el sector de muebles del estado, conformado por 60 empresas, descartó recuperar este año los empleos perdidos, 40%, de los 2,300 que tenían hasta finales de marzo.

El vicepresidente local del sector afiliado a la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), José Jaime Larracilla Huerta, consideró grave lo que está pasando sin que algún rubro productivo se salve de la crisis económica en que están inmersos en este momento por la contingencia sanitaria.

“Los planes para el presente año cambiaron de la noche a la mañana en inversiones previstas para crecer en producción y, con ello, ampliar el personal, los cuales iban a realizarse a partir de marzo pasado”, ahondó.

Puntualizó que sí fue una pérdida de empleos importante para el sector, una que no habían tenido antes, la cual es difícil recuperar en las condiciones actuales de cada fábrica que está cerrada y sin fecha de retorno, en tanto siga el alza de contagios en el territorio poblano.

Los muebleros, resaltó, ven con preocupación esta inactividad, la cual conforme pasan las semanas van resintiendo cada vez más, cuando deben pagar la nómina que sacan con esfuerzos, porque no han vendido algo en más de tres meses, ya que sus principales clientes, tiendas departamentales, cerraron y cancelaron pedidos por tiempo indefinido.

Alertó que esas condiciones adversas no motivan a recuperar empleos sino a reactivarse cuando se levante la alerta sanitaria.

Prioridades

Larracilla Huerta anticipó que aun cuando vuelvan a la nueva normalidad costará más trabajo la recuperación económica, debido a lo que producen, ya que no son bienes de primera necesidad.

“Lo que menos comprará una familia durante esta contingencia serán muebles o que vea como urgente cambiar en su casa, ya que antepondrán otro tipo de necesidades como alimentos, salud, calzado y hasta ropa”, expuso.

En este tenor, comentó que representan indicadores de que en este momento no hay necesidad de incrementar la producción y mejor planear campañas de descuentos para sacar el inventario, porque será un panorama negativo para largo.

“Nuestros clientes fuertes son corporativos, instituciones de gobierno y escuelas, pero también frenaron las adquisiciones para renovar su imagen, porque lo primordial en este momento es pagar salarios o destinar recursos para la atención médica”, apuntó.

[email protected]