Puebla, Pue. La Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), capítulo Puebla, solicitará al nuevo Congreso del estado que entró el 15 de septiembre, para que haga prosperar la creación de la ley que regula la prestación de servicios inmobiliarios, iniciativa que se presentó desde 2017 por el Partido Acción Nacional (PAN).

Maricela Rodríguez Pereyra, presidenta del organismo, consideró importante que se apruebe para frenar los casos de fraudes, ya que supuestos agentes de bienes raíces piden anticipo, pero no cumplen con el apartado de un inmueble en venta o renta, estimando que ocurre en dos de cada 10 operaciones realizadas por quienes no están acreditados para esa prestación de servicios.

Además, dijo, ayudará a regular al sector, porque hay empresas que funcionan en la ilegalidad y eso puede propiciar que los propietarios y compradores hagan operaciones sin avalúos correctos y operaciones mercantiles injustas, debido a que no se tiene un adecuado proceso de negociación.

Entre los puntos que citaba la iniciativa estaban que las empresas informen sobre cualquier operación que pudiera parecer fraudulenta o si sospechan que se realiza con dinero obtenido de manera ilegal, pues en caso de que no lo hagan podrían ser multados hasta con 120,000 pesos.

Además, que se creara por el gobierno estatal un padrón de agentes y empresas inmobiliarias autorizados para comprar, vender o rentar casas.

Irregularidades

Rodríguez Pereyra mencionó que los clientes actúan de buena fe en confiar a un agente la ubicación del inmueble o la venta de alguno, por lo cual diputados deben ayudar a que no haya operaciones irregulares.

Por ello, la dirigente pidió a los nuevos legisladores, que entraron en septiembre del presente año, que retomen la iniciativa porque es necesario generar una competencia leal y, con ello, evitar fraudes en el sector que afecta a la AMPI pese a que estén funcionando en apego a la ley.

En este tenor, afirmó que tienen 200 firmas que cumplen con las condiciones de operar, con una comisión de 3 a 5% sobre el valor del inmueble; sin embargo, hay cientos de agentes que trabajan por su cuenta y cobran hasta 10% por una negociación concreta.

“Esa competencia es desleal, porque quienes venden casas de manera individual sin pagar impuestos se llevan jugosas ganancias, mientras que las firmas establecidas cumplen con sus obligaciones patronales”, apuntó.

Bajo este contexto, espera que el poder legislativo descongele esa iniciativa para ayudar al sector en su regulación y generar “un piso parejo”, sobre todo ahora que ha crecido la actividad por más inversiones en nuevos desarrollos inmobiliarios en la ciudad y su zona conurbada.

estados@eleconomista.mx