Cancún, QR. El sector empresarial de Cancún se muestra optimista con el hecho de que el proyecto de Tren Turístico Transpeninsular esté incluido dentro de las prioridades del próximo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pero asegura que el tema de la seguridad también debe atenderse con urgencia en Quintana Roo.

Miguel Ángel Lemus Mateos, vicepresidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) del Caribe, dijo que de entrada el tramo Cancún-Tulum es el más rentable de todo el recorrido que se propone en el proyecto del gobierno federal, por ser la zona turística más dinámica de todo el país y conectar con el Aeropuerto Internacional de Cancún, que es la terminal con el mayor volumen de pasajeros internacionales a nivel nacional.

El tramo que va desde Tulum, pasando por Campeche y desembocando en Palenque, Chiapas, debe estudiarse a fondo, pues no se conocen hasta ahora estudios sobre la rentabilidad de esa ruta, añadió.

El vicepresidente del CCE en el Caribe indicó que en el caso de Cancún-Tulum, el gobierno de Quintana Roo impulsa un proyecto paralelo respecto del cual se han estudiado sus potencialidades y está garantizada la rentabilidad de la inversión, por lo que insistió en que el resto del trayecto del Tren Maya se justifique con estudios de mercado a partir de los cuales se pueda determinar si es viable o no una inyección de capital de esta envergadura.

En el Proyecto de Nación 2018-2024 de la próxima administración federal plantea la construcción de una vía ferroviaria con un tren de mediana velocidad (aproximadamente de 130 kilómetros/hora) que comunique efectiva y rápidamente varias ciudades importantes de la cultura maya en el sur de la Península de Yucatán.

El proyecto representa 830 kilómetros de vía férrea para cubrir el recorrido de Cancún hasta Palenque, con escalas en Tulum, Bacalar y Calakmul.

La participación del gobierno federal, empresas privadas, pequeños propietarios y ejidatarios se contempla dentro del proyecto para darle factibilidad. Se requieren 35,000 millones de pesos para los tres primeros años (de los cuales una parte puede ser recursos privados), aunque el costo total en las cuatro etapas asciende a 64,900 millones de pesos.

En este contexto, José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, informó que solicitará al equipo de transición que el proyecto incluya a Yucatán, pues en los tramos considerados no se incluyen ciudades importantes de la entidad.

La propuesta puntual será que el tren conecte Mérida o Progreso y se planteará en mesas de trabajo en las que participará el propio López Campos.

Prioridad

Roberto Cintrón Gómez, presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos, comentó que si bien es plausible que el proyecto del tren se retome y sea una prioridad en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, lo cierto es que el tema de la seguridad no debe relegarse a un segundo plano, pues, señaló, la rentabilidad de un proyecto de esta magnitud depende en gran medida de fortaleza que hoy tiene la industria turística de la zona norte de Quintana Roo, “y actualmente la inseguridad y la violencia están amenazando la estabilidad de esta industria”.

Cintrón Gómez y Lemus Mateos coincidieron en señalar que el proyecto del Tren Turístico Transpeninsular es bienvenido, pero los esfuerzos del próximo gobierno federal también deben ir encaminados a revertir la violencia que en los últimos meses ha ido en aumento, principalmente en Cancún.

Problemática

“Los esfuerzos turísticos en el sureste del país se han concentrado en el turismo de sol y playa. El gran crecimiento de infraestructura hotelera dedicada a ese sector está provocando severas afectaciones al entorno ecológico y social de la zona”, se lee en el Proyecto de Nación 2018-2024.

El documento adiciona que el producto turístico Mundo Maya se presenta fragmentado en el escenario turístico mundial y requiere de un medio de transporte eficaz y rápido que conecte sus principales sitios para crear una “oferta poderosa y diferenciada por su cultura, la naturaleza y la conservación ecológica”.

 

Listos para vía férrea

Quintana Roo apoyará al próximo gobierno

Cancún, QR. El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, aseguró que en la entidad están listos para apoyar en la construcción del tren rápido en el tramo que correría de Cancún a la Riviera Maya, cuyos costos y rentabilidad están perfectamente estudiadas; sin embargo, la ampliación hasta Bacalar y de ahí su enlace a diferentes puntos de Campeche, tal como lo plantea el proyecto de Tren Maya propuesto por Andrés Manuel López Obrador, sale de las planeaciones de la administración estatal.

Para ampliar la ruta como lo planteó el próximo gobierno federal, se tendrá que analizar muy bien el proyecto, porque el gobierno de Quintana Roo está listo para el tramo Cancún-Riviera Maya, dijo.

El mandatario explicó que junto con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes están ya muy avanzados los estudios, además de que incluso hay inversionistas interesados de Europa y Estados Unidos para participar en un esquema de inversión público-privada.

El proyecto que se impulsa desde el gobierno del estado es una línea férrea de 70 kilómetros que conecte el Aeropuerto Internacional de Cancún con Punta Venado (Playa del Carmen) en una primera etapa y posteriormente hasta Tulum, con vagones para transporte de pasajeros para los trabajadores que se desplazan entre Cancún y la Riviera Maya, además del componente turístico, con vagones destinados a los poco más de 8 millones de turistas que captan Cancún y la Riviera Maya anualmente.

“Es un proyecto absolutamente viable tanto financiera como técnicamente; se han proyectado los costos de derecho de vía, así como los costos de la infraestructura férrea; sería un tren tanto turístico como para la gente que trabaja todos los días en la Riviera Maya”, explicó.

El Ejecutivo estatal aclaró que este proyecto es ajeno a la propuesta del Tren Maya que propone Andrés Manuel López Obrador.

Señaló que tienen toda la disposición para apoyar en lo que sea necesario al próximo gobierno federal para que se cristalice una infraestructura de esta magnitud para el sureste del país. (Jesús Vázquez)

[email protected]