Puebla, Pue. La Asociación de Empresas de la Construcción (Aeco), con 120 miembros, señaló que está semiparalizado su sector en obras públicas, debido a la inactividad que hubo durante dos meses por la veda electoral en la entidad, a raíz de la elección extraordinaria para elegir gobernador, lo que generó que licitaciones de proyectos estatales y municipales se retrasarán en salir.

José de Jesús Alarcón Cardoso, presidente del organismo, dijo que esa contracción ha traído como consecuencia despidos y en algunos casos tener que vender maquinaria, porque también al tener un gobierno estatal interino, tras morir la mandataria Martha Erika Alonso Hidalgo, hubo pocas obras licitadas y con eso difícilmente podían acceder a ellas.

Refirió que han sido casi seis meses muy complicados para sus socios, quienes se vieron en la necesidad de tener que recortar nómina en áreas de proyectos y administrativas, “porque no había mucho que hacer en la elaboración de planos o compra de materiales, si nuestros clientes, que son los gobiernos, no tenían obras”.

En casos extremos, los empresarios que se dedican a la renta de maquinaria tuvieron que vender algunas, que oscilan en 800,000 pesos para pagar nómina, al no dar servicios para las obras.

El empresario indicó que 70% depende de la obra pública, por lo que sí vieron una afectación directa y en estos casi seis meses de inactividad, tuvieron que salir a estados vecinos para trabajar, sobre todo a Tlaxcala por la cercanía, pero fue mediante la subcontratación, lo cual deja menos ingresos a diferencia de ejecutar una obra.

Recordó que al ahora gobernador electo, Miguel Barbosa Huerta, presentaron una carpeta de 36 obras para 33 municipios que concretan 70% de habitantes del estado, por lo que esperan que sean consideradas algunas, que oscilan entre 10 y 200 millones de pesos.

Además, entre las obras están el rescate de la red carretera que tiene serios daños y no se le ha dado el debido mantenimiento, lo cual afecta las operaciones logísticas en el estado.

Expectativas

De acuerdo a la Aeco, la desatención al sector ha generado que más de 30% requiera de manera urgente una intervención completa, pero se necesitan entre 9,000 y 11,000 millones de pesos.

Refirió que desde hace más de seis años no se ha tenido el cuidado necesario para que las vías de comunicación estén en óptimas condiciones.

Alarcón Cardoso indicó que en agosto cuando empiece el nuevo gobierno estatal para concluir los cinco años y cuatro meses del sexenio, esperan que haya la apertura para trabajar con todos los constructores y no se inclina el favoritismo a un solo organismo, ya que se les prometió un “gobierno de puertas abiertas e incluyente”.

Asimismo, confió que en el cambio de administración no haya una parálisis otra vez en obra pública y la autoridad que salga deje los proyectos armados para ser licitados rápido y, con ello, las empresas puedan concursar y se ejecuten en lo que resta del año.

 

[email protected]