Puebla, Pue. En el sector de autopartes no se han prendido “los focos rojos” por la caída de 33.5% en producción de la planta Volkswagen de México durante el primer trimestre del año en curso, puntualizó el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) local, Gabriel Covarrubias Lomelí.

Sostuvo que las empresas continúan trabajando con normalidad y sin cambios en los calendarios de manufacturas que se ajustan conforme a los requerimientos de la armadora alemana.

De enero a marzo, la firma, en su planta ubicada en el municipio de Cuautlancingo, produjo 78,219 autos mientras que, en el mismo periodo del 2017, ensambló 117,681.

El dirigente empresarial dijo que el anuncio de la inversión de 2,500 millones de dólares por parte de Volkswagen para ser aplicados entre el 2018 y el 2020 para su armadora en el estado, de los cuales 658 millones serán para arrancar con la producción del modelo Jetta A7, son una señal de que el escenario es favorable y la caída de fabricación no es de preocupación.

El director de calidad de Faurecia México, Gerardo Manrique, enfatizó que esa caída de producción de la armadora no es un tema exclusivo, ya que otras firmas también realizan ajustes en sus cifras.

Aseguró que la cadena de proveeduría no ha resentido esta baja en su economía o procesos de producción.

Las empresas, añadió, están preparadas para hacer frente a una baja de producción, ya que cada mes hay el riesgo de una situación de ese tipo.

estados@eleconomista.mx