Querétaro, Qro. La búsqueda de mercados alternos se ha definido como una estrategia a seguir para aquellos sectores productivos que tienen alta dependencia con el mercado estadounidense, y que en los últimos dos años y medio han padecido la rigurosidad y volatilidad de las políticas comerciales bilaterales.

La industria de autopartes —que soporta la manufactura automotriz del estado— también visualiza esta alternativa, pero como una medida con efectos a mediano plazo, explicó el consejero del Clúster Automotriz de Querétaro, Antonio Herrera Rivera.

Los sistemas de producción dentro de esta industria, expuso, cambian aproximadamente cada cuatro años, lo que implica que con una amplia antelación las firmas automotrices acuerden sus cadenas de proveeduría.

Sin embargo, reconoció que es una estrategia que compañías automotoras han comenzado a estudiar, con la finalidad de concretar nuevos mercados en próximos años.

“Es una alternativa a mediano plazo. Las plataformas en la parte automotriz cambian alrededor de cada cuatro años, en promedio; entonces, una vez que uno entra a una plataforma, ahí se queda; para los vehículos que se van a alcanzar el próximo año ya están definidos sus proveedores, entonces vamos buscando, nosotros sí tenemos que buscar otros mercados”, pronunció.

Por tanto, para el año en curso y el próximo aún es difícil identificar nuevos mercados para robustecer las cadenas de suministro con otras regiones, a lo que se suma la demanda de estándares de calidad que requiere esta industria y que implica procesos de acreditación.

América Latina es una de las regiones en las que firmas automotrices ven potencial para diversificar sus cadenas de proveeduría, además de países como España.

“España tiene también una buena industria automotriz que es muy parecida a la nuestra, fabrican muchos más automóviles y se quedan con una menor cantidad; que no se nos olvide que en México se fabrican alrededor de 4 millones de vehículos y nos quedamos con 20%”, planteó Antonio Herrera.

La producción de equipo de transporte es el principal componente de las exportaciones queretanas, al representar 46.6% (5,175.7 millones de dólares) del total del valor de las exportaciones que en el 2018 fue de 11,110.2 millones de dólares, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Cambio tecnológico

Dentro de las estrategias que apremian a la industria local se encuentra la de incorporar a sus procesos productivos los cambios tecnológicos que enfrenta la industria automotriz y que implica transitar hacia la producción de autos eléctricos.

“Para los próximos 10 años viene la electrificación, vienen otros cambios en la industria automotriz. La gran mayoría de las empresas ya estamos viendo ese cambio, cada una, según los productos que fabricamos, ya estamos viendo dónde podemos participar y competir y qué cambios tenemos que hacer a nuestros productos para poder competir”, destacó Herrera Rivera.

Expuso que todavía es ínfimo el número de firmas que en algún grado ha transitado procesos productivos hacia los automóviles eléctricos, por lo que actualmente analizan las implicaciones que tendrán en los procesos de manufactura.

Dentro de cinco años, detalló, se estima que una quinta parte de la producción de vehículos sea eléctrica, indicador que irá creciendo conforme a la demanda del mercado.

Los mayores cambios se presentarán en las compañías cuya producción se centra en la fabricación de motores, dado que de esta pieza se prescinde en los vehículos eléctricos.

Industria

La industria automotriz del estado se integra por 316 empresas, de las cuales 200 son Tier 2 y 104 son Tier 1; también se contabiliza a siete fabricantes originales de equipo, cuatro centros de investigación y desarrollo, así como un centro nacional de distribución.

Según el Mapeo de la Industria Automotriz de Querétaro 2018, estas firmas emplean a 67,000 colaboradores.

[email protected]