Puebla, Pue. El gobernador Miguel Barbosa Huerta sostuvo que a través de operativos de protección civil con el apoyo de policías, harán cumplir sin distingos los decretos sobre restricciones para que negocios formales e informales permanezcan cerrados, mientras no bajen los contagios de Covid-19.

Lo anterior, aclaró, luego de que la presidenta local de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez, denunciara que el martes por la tarde las autoridades llevaron a cabo un operativo excesivo y dirigido a su negocio, debido a que ha realizado declaraciones para que se reactive el sector que representa.

En conferencia virtual, el mandatario puntualizó que no hay consigna alguna contra los empresarios, ya que lo ocurrido fue parte de las acciones aleatorias que llevan a cabo, donde el acompañamiento de integrantes de la fuerza pública que van armados, es habitual, sin que ello signifique violar los derechos humanos.

Indicó que la administración poblana sólo está actuando conforme a lo que permite la ley, que en el caso de los decretos que emitió desde finales de marzo, son para no tener negocios con aglomeraciones, los cuales puedan significar un riesgo de contagios.

Además de los restaurantes, otros negocios considerados no esenciales y que fueron incluidos en los decretos para cerrar son: cines, gimnasios, salones de eventos sociales y centros deportivos, los cuales van para 112 días en paros.

Vigilan ambulantaje

Barbosa Huerta dijo que los operativos también serán hacia el comercio informal sobre todo en el centro histórico de esta ciudad, el cual desde el lunes pasado empezó a tener presencia.

Reconoció que haya malestar de la dirigente de la Canirac y que los empresarios de otros sectores estén solidarios con ella, pero no fue un operativo dirigido como quieren hacer ver a la opinión pública.

Por otro lado, solicitó a la Secretaría de Economía estatal que verifique si la planta de la empresa Volkswagen de Mexico, ubicada en el municipio de Cuautlancingo, está funcionando al 30% de su capacidad productiva y personal, conforme al acuerdo para que retomará actividades de forma gradual el 29 de junio, pese a que Puebla está en el nivel más alto de contagios conforme a lo que marca el color rojo del semáforo Covid-19.

Indicó que han sido quejas del propio personal sin hacerse oficial ante la administración estatal, alertando el incumplimiento de la firma alemana, pero eso lo deberán comprobar con visitas a la armadora para tomar una decisión al respecto.

Además, rechazó que haya una multa contra la planta por retomar actividades de producción antes de la fecha establecida, ya que una semana antes hubo el arranque enfocado a la capacitación de personal para cumplir con las medidas sanitarias.