Monterrey, NL. Oaxaca, Guerrero, Quintana Roo, Hidalgo y Zacatecas son las entidades que presentan el mayor rezago en materia de ciencia, investigación e innovación tecnológica, afirmó José Enrique Villa Rivera, director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

En contraste, los más avanzados y con menor atraso son el Distrito Federal, Estado de México, Nuevo León y Jalisco, agregó.

Ante esa situación, comentó que, en los próximos seis años, México requerirá implementar al menos 18 centros de investigación adicionales a los que tiene actualmente. Las necesidades se centran en áreas como manufactura avanzada, sector aeronáutico, autopartes, dispositivos médicos, biotecnología agrícola, energía sustentable y nanotecnología, afirmó.

Actualmente, el Sistema de Centros Conacyt se conforma de 27 instituciones de investigación.

Sostuvo que, durante el próximo sexenio, el impulso a la ciencia, investigación e innovación deben de ser considerados como una palanca para el desarrollo económico de México, pero aclaró que los recursos para esas áreas serán limitados si el Producto Interno Bruto (PIB) no crece a niveles superiores a 5 por ciento.

En el marco de la Segunda Reunión Ordinaria de la Conferencia Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación que se realizó en esta entidad y en donde participan representantes de todos los estados, instó a las futuras autoridades federales a asumir una política agresiva en esos temas para superar el atraso y reducir la brecha tecnológica en México.

Yo calculo que en los próximos seis años podríamos tener tres centros por año; es decir, 18 unidades adicionales, siempre y cuando se implemente una política agresiva en ese tema , expresó.

POBREZA, REFLEJO DEL REZAGO

Argumentó que la pobreza extrema que afecta a más de 50 millones de mexicanos es uno de los indicadores más reales del atraso tecnológico, ya que la gran mayoría no tienen acceso a la cobertura de educación y a las herramientas tecnológicas y enfrentan posibilidades de desarrollo muy limitadas.

En México, menos de 30% de la población, que -de acuerdo con el INEGI- es de 112 millones de habitantes, tiene acceso a una computadora, añadió.

Por ello, consideró indispensable que el Presidente electo asuma realmente una posición estratégica en los temas de ciencia y tecnología con el objetivo de que se conviertan en una palanca para el desarrollo social y económico del país.

Al ser cuestionado respecto a cómo se encuentra actualmente el país y qué recursos canaliza a ello. el Director del Conacyt detalló que se destina alrededor de 0.46% del presupuesto al rubro y agregó que México se ubica en el lugar 29 en cuanto a su capacidad científica, por debajo de Brasil, que se está en el peldaño 15.

atorres@eleconomista.com.mx