Guadalajara, Jal. El gobierno de Jalisco descarta signos de alarma en la economía estatal a causa de la epidemia de coronavirus que, después de Asia, comenzó a extenderse ahora en Italia.

No obstante, el coordinador general estratégico de Crecimiento y Desarrollo Económico de Jalisco, Alejandro Guzmán Larralde, admitió que el llamado Covid-19 comenzó a tener efectos en algunas industrias, principalmente por el retraso en la llegada de componentes importados de China.

“Estamos hablando de la industria electrónica, de la industria de enseres domésticos, de algunas materias primas para algunos medicamentos, o sea, sí empieza ya a retrasarse un poco. No hay un desabasto, es más bien un retraso en la entrega de los insumos”, dijo.

“En partes eléctricas, electrónicas, autopartes de automóviles y algunos insumos o sustancias activas de medicamentos, sobre todo, para genéricos, pero no es un tema alarmante”, comentó.

Pese a que la presencia del virus en Italia —luego de que durante semanas se mantuvo contenido en Asia— comenzó a infectar los mercados financieros de todo el mundo, Guzmán Larralde afirmó que en Jalisco “no hay signos de alarma; sí hay retraso, pero no hay hasta el momento alguna industria que esté parando”.

Refirió que actualmente hay contenedores que están detenidos en puerto tanto de salida como de llegada, pero obedece a que están siendo inspeccionados o permanecen en cuarentena.

Oportunidad

De acuerdo con el coordinador del gabinete económico, lejos de una afectación, Jalisco ve en la situación actual una oportunidad de incrementar la proveeduría tanto local como nacional.

“Hay que reconocer que esto es una gran oportunidad para nuestro país y para nuestro estado de retomar la proveeduría que se había ido particularmente a China en años anteriores”, indicó.

“Sí traemos un retraso en la entrega de algunas materias primas e insumos, pero, al mismo tiempo, es muy posible que éstas puedan ser sustituidas por proveeduría nacional”, añadió.

El funcionario señaló que incluso la proveeduría local podría ser aprovechada por industrias extranjeras. “Sí es posible que notemos algunos retrasos, pero al mismo tiempo que en los siguientes meses veamos un cambio en algunas de las líneas de producción en México para proveer a Estados Unidos”.

Admitió que el cambio en la proveeduría podría representar un alza de precios en insumos, aunque temporal.

[email protected]