Monterrey, NL. El gobernador de Nuevo León, Samuel García Sepúlveda, informó que para adquirir 510 camiones urbanos nuevos, el esquema de financiamiento será a través de arrendamiento de 400 unidades de combustión a gas natural, mediante una licitación para que participen fabricantes de transporte y bancos, y para adquirir las 110 unidades de movilidad eléctrica, se buscará apoyo de Nadbank y ONU Hábitat, quienes le apuestan al transporte verde.

 

“Vamos a demostrar que no se necesita subir la tarifa, con lo que se paga es suficiente para salir adelante, adquirir camiones y con su uso y con la tarifa se va pagando solo el camión, en el de gas natural vamos a ir por 400 unidades, ese camión en el mercado, reúne todas las cualidades de primer mundo: seguro, con wifi, y donde podrán subir personas con discapacidad, vale 4 millones de pesos”, afirmó.

 

Aclaró que al realizar la adquisición por volumen, como gobierno sin compromisos con nadie, van a poner a competir a los fabricantes y a los bancos para obtener las mejores tasas y con eso el precio debe bajar.

Aseguró que los camiones se van a pagar solos con la tarifa, “por eso estamos planteando un arrendamiento, porque en cuatro o cinco años los cambio por nuevos, para continuar con una flota moderna que no contamine”.

Todo indica, dijo, que el avance de la tecnología y el precio de mercado de las unidades eléctricas van a costar lo mismo o menos que los camiones de combustión de gas natural, y se alcanzará la meta de convertir a Nuevo León en el primer estado con transporte eléctrico total.

Las unidades de transporte eléctrico serán para las rutas alimentadoras del transmetro, porque la línea 3 del metro quedó corta, “en el mercado el camión eléctrico está entre 6 y 8 millones de pesos, porque hay mucha demanda, ya que los países están comprometidos con disminuir la huella de carbono, no quiere decir que nos va a costar ese dinero, hay organismos como Nadbank u ONU Hábitat que le meten dinero al ser un transporte verde”.

Reestructura del transporte

El mandatario estatal aseguró que la reestructura del transporte se tuvo que haber llevado a cabo hace más de una década, pues además de la adquisición de las nuevas unidades se tienen que ampliar las rutas a la periferia, con un sistema de prepago para el usuario, y pagar por kilómetro recorrido a los transportistas.

En 2015 había en circulación más de 5,000 unidades, actualmente sólo circulan 1,800, según datos de la Secretaría de Movilidad.

Cabe mencionar que este lunes 18 de octubre, el Congreso local citó a comparecer al secretario de Movilidad, Hernán Villarreal Rodríguez, para la próxima semana, porque “llama la atención que el gobierno del estado quiera convertirse en empresario del transporte de pasajeros al adquirir unidades para prestar el servicio, cuando no es su función y de dónde van a salir los recursos para la compra de 510 unidades de transporte público”, cuestionó.

Al respecto, Hernán Villarreal, dijo que el estado no quiere convertirse en transportista, sino que éstos le han manifestado que su situación económica les impide invertir, sin embargo podrán participar operando las rutas, mientras se capitalizan para invertir en nuevas unidades.