La madrugada de ayer miércoles, la empresa Sam Won cumplió con las medidas de seguridad y protección civil, de acuerdo con las autoridades estatales, por lo que se permitió el ingreso del personal para reiniciar sus operaciones.

La empresa, en la que uno de sus supervisores agredió a un trabajador, fue clausurada el viernes pasado por irregularidades en su operación.

El director de la Unidad Estatal de Protección Civil, Gerardo Quirarte Pérez, mencionó que la empresa cumplió con nuevas brigadas de seguridad y equipo de emergencia, como es el sistema contra incendios.

Se instalaron 45 extintores, se generó un protocolo de seguridad, se colocaron alarmas de seguridad, se modificará estructura y se colocó señalética de seguridad. Sólo quedan algunos pendientes menores que se solventarán durante los próximas días de operación, entre ello, el retiro de algunas lonas flamables , manifestó.

La empresa vio que era una cuestión sustentada desde la protección civil, tuvieron una respuesta ágil, pronta, y profesional.

Lamentamos que haya sido así, pero afortunadamente las cosas se dieron bien , indicó.

En tanto, la Secretaría del Trabajo dijo que de nueve revisiones que realizaban a la semana, se realizarán 12.

A su vez, el secretario de gobierno, Jorge López Portillo Tostado, dijo que la autoridad estatal debió de actuar pidiendo a las empresas que cumplan con los derechos laborales.

Sin licencia

Además de no contar con medidas de protección civil, la empresa carecía de licencia de funcionamiento desde el 2010 por parte del ayuntamiento de Querétaro, por lo que será multada con 200 salarios mínimos.

arlene.patino@eleconomista.mx