El tren de Alta Velocidad (TAV) México-Querétaro entraría en su fase de pruebas extendidas a finales del 2018, de firmar el contrato la Dirección General de Transporte Ferroviario y Multimodal y el licitante ganador, en la segunda mitad de este año.

De acuerdo con las prebases de licitación para elaborar el proyecto ejecutivo definitivo, la construcción, suministro, puesta en marcha y pruebas extendidas, emitidas nuevamente por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el periodo del contrato para el licitante ganador será de 3,010 días naturales, es decir, poco más de ocho años, de los cuales cinco serán para las pruebas extendidas del proyecto.

Según el Presupuesto de Egresos de la Federación 2015, se estima una inversión de 45,061.5 millones de pesos para este proyecto.

Plazos renovados

De acuerdo con las nuevas fechas, el 19 de enero se publicará la convocatoria a través del sistema de Compranet; para el 5 y 10 de febrero establece que se llevará a cabo la visita de obra; el 12 y 24 del mismo mes se realizarán las juntas de aclaración; para finalmente recibir las proposiciones de los interesados el 14 de julio. El fallo se emitirá el 31 de julio de este año.

En las anteriores prebases también se consideraron dos juntas de aclaración. No obstante, ante las dudas de las firmas partícipes del proceso, la SCT determinó realizar una tercer junta para esclarecerlas.

Peticiones y candados

Otro de los aspectos que en principio determinan las prebases de licitación es la compatibilidad que debe de poseer el TAV con la línea del Tren Suburbano desde Buena Vista-Cuautitlán y su ampliación a Huehuetoca, de lo contrario la propuesta, advierte, será desechada.

Este aspecto no se previó en las pasadas prebases, sino hasta la emisión de la convocatoria de licitación. Finalmente, el plazo para la emisión del fallo será de 180 días.

Asimismo, para los interesados en presentar una propuesta en conjunto, detalla el documento que al menos uno de los integrantes deberá de ser una empresa mexicana, dedicada a la construcción y con experiencia en edificación. Además, el licitante deberá de acreditar una experiencia mínima de cinco años, así como su especialidad en la mayor longitud construida en trenes de alta velocidad.

Con ello, la SCT en las nuevas prebases delimita las características de los concursantes al TAV.

El documento actual considera aspectos como los anteriores, que surgieron durante el proceso pasado, lo que se refleja en un documento de 53 páginas, frente al anterior de 39.

Obra complementaria definirá funcionalidad

La factibilidad para construir la estación local del Tren de Alta Velocidad México-Querétaro dependerá de las obras complementarias que deben efectuarse con la finalidad de menguar las afectaciones viales que causará la obra federal.

El Colegio de Arquitectos del Estado de Querétaro se encuentra en espera de que los tres órdenes de gobierno avalen su proyecto de obras complementarias en torno a la estación del TAV.

El presidente del colegiado, Raúl Mario Ordoñez Lira, destacó la importancia de realizar estas obras, para disipar las disyuntivas viales del proyecto.

Prevé que con la publicación de las prebases de la licitación se dé dinamismo a la obra y tengan pronta respuesta a su propuesta.

Las obras anexas son necesarias para dar el aval de funcionalidad a la estación queretana del tren rápido México-Querétaro, consideró Ordoñez Lira.

Si esas obras complementarias no se llevan a cabo, entonces sí vamos a caer en la infuncionalidad , advirtió. (Con información de Viviana Estrella)