El superávit primerio en el 2018 y una disminución de las obligaciones financieras de Toluca, Estado de México, fueron los principales motivos para que HR Ratings revisara al alza la calificación de “HR AA-” a “HR AA” al municipio; además, mantuvo la perspectiva Estable.

La revisión al alza de la nota crediticia obedece a que, en línea con el superávit observado en el balance primario durante el año pasado, el municipio disminuyó la métrica de Obligaciones Financieras sin Costo (OFsC) Netas de 29.5% en el 2017 a 12.8% en el 2018, nivel inferior al proyectado de 30.2% en la revisión anterior, explica la agencia a través de un reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores. 

Adicionalmente, estima que para los próximos años continuará la tendencia creciente en el gasto corriente; sin embargo, debido al desempeño esperado en los Ingresos de Libre Disposición (ILD) se proyectan resultados equilibrados en el balance primario, por lo que se prevé que se mantenga el bajo nivel de endeudamiento.

Toluca reportó en el 2018 un superávit en el balance primario equivalente a 6.5% de los ingresos totales, como resultado del crecimiento de 16.4% en los ILD, derivado de un incremento en las participaciones federales, así como un aumento en la recaudación propia, lo que está en línea con un monto superior de impuestos. 

Adicionalmente, el gasto de inversión disminuyó 49.5%; HR Ratings estimaba un déficit de 1.3%, ya que esperaba un monto inferior en los ILD, así como un nivel superior de gasto de inversión. 

Por su parte, las OFsC disminuyeron de 772.8 millones en el 2017 a 385.9 millones en el 2018, debido al pago en los pasivos de proveedores, contratistas y retenciones por pagar. Con lo anterior, detalla la calificadora, sumado al crecimiento de los ILD, la métrica de las OFsC como proporción de los ILD pasó de 29.5 a 12.8% en el lapso de análisis, nivel inferior al proyectado en la revisión anterior de 30.2 por ciento. 

Al cierre del 2018, la deuda directa de Toluca fue de 38.3 millones de pesos, compuesta por dos créditos estructurados; el primero con Banco del Bajío, cuyo vencimiento fue en julio del 2019 y el segundo con BBVA, el cual vence en agosto del 2020. En línea con la liquidez observada al cierre del ejercicio, la métrica de deuda neta como proporción de los ILD registró un nivel de -4.8%, mientras que el servicio de deuda pasó de 1.8 a 1.5%, debido al incremento en los ILD.

Expectativas 

“En línea con la tendencia creciente observada en el periodo de estudio, así como con las necesidades del municipio respecto a la prestación de servicios públicos y de seguridad pública, se estima para los próximos años un incremento en el gasto corriente. No obstante, derivado del desempeño proyectado en los ILD se esperan resultados equilibrados en el balance primario a ingresos totales”, asevera HR Ratings.  

De acuerdo con el bajo nivel de endeudamiento y con la liquidez con la que cuenta el municipio, se estima que la deuda neta se mantenga negativa para los próximos años. 

[email protected]