Puebla, Pue. El diputado federal priista de San Martín Texmelucan, Carlos Sánchez Romero, presentará ante el Congreso de la Unión y a la Presidencia de la República, el proyecto de reubicación del tianguis principalmente de ropa más grande de América Latina que se localiza en su región para que se financie la obra.

El objetivo de la propuesta es resolver el sobre cupo de comerciantes que se ha generado con el paso de los años, por lo que se requieren alrededor de 700 millones de pesos para comprar tres predios ubicados en 70 hectáreas en la periferia de la población.

Menciona que cada martes de tianguis en San Martín Texmelucan llegan a concurrir alrededor de 30,000 comerciantes más otros 10,000 compradores provenientes de municipios aledaños así como de otros estados del país.

Comenta a El Economista, que en este proyecto se buscará la participación de la Iniciativa Privada, ya que está considerado construirse una estación de autobuses.

El también coordinador del grupo parlamentario tricolor de legisladores poblanos puntualiza que el costo de la obra hace imprescindible la participación de los tres órdenes de gobiernos –federal, estatal y municipal-.

Refiere que las 20 hectáreas compradas en 1994 para hacer el primer reordenamiento de tianguistas están sobreocupadas, ya que cuando se habilitó eran 10,000 los comerciantes y ahora se ha duplicado con la aparición de más organizaciones, siendo en total 17.

Bajo este contexto, el ex alcalde de San Martín Texmelucan urgió la necesidad de concebirse el proyecto, ya que ha generado problemas de tránsito a los pobladores, pues los comerciantes llegan desde un día antes al martes de venta para instalarse.

En el próximo periodo legislativo habré de presentar el proyecto así como a la Federación, ya que la inversión tripartita y con el apoyo de empresario se puede hacer realidad , comenta.

Sánchez Romero comenta que en el caso del gobierno estatal podría destinar recursos a través de las secretarías de Finanzas y Desarrollo Social.

Puntualiza que no hay una fecha para hacerse, pues la reubicación está sujeta a que la Federación dé su visto bueno y con ello el gobierno estatal y el ayuntamiento determinen su participación.