Puebla, Pue. Por los altos costos de las certificaciones, sólo el 25% de 890 restaurantes de la capital acceden a una o dos, mientras que el resto prefiere cumplir únicamente con las normas de salubridad y funcionamiento que marcan las autoridades.

El director de la Asociación Poblana de Restaurantes y Prestadores de Servicios A.C. (Apresac), Felipe Mendoza Torres, puntualiza que los establecimientos aun sin tener alguna certificación ofrecen buena calidad en atención y alimentos, pues se han acreditado con sus clientes a lo largo de los años.

Menciona que se tienen dos certificaciones para el sector: Moderniza, enfocado a mejoras administrativas en operación y organización así como el de Higiene relacionado a sus prácticas de preparación de alimentos e instalaciones, sin embargo, dijo, cuestan demasiado, porque viene acompañado de un análisis que debe pagarse.

Entrevistado por El Economista, comenta que tan sólo por cumplir con las licencias de todo tipo que expiden la Secretaría de Salud, el Ayuntamiento y el Departamento de Bomberos, con los cuales se tienen que renovar cada año, se gastan entre 15,000 y 30,000 pesos al año, situación que consideran un gasto obligado sobre otras prioridades.

Además, dijo que las certificaciones –como si fueran permisos- se tienen que renovar cada año, por lo que sólo los grandes establecimientos tienen para costearlo, ya que se cobra por igual.

Menciona que los restaurantes –modestos o de alta especialidad- prefieren sólo acreditarse ante sus clientes y continuar con el cumplimiento de sus obligaciones fiscales y de funcionamiento que marcan las autoridades.

MESAS POBLANAS

El director de Turismo Municipal en la capital, Alejandro Cañedo Priesca, comenta que será en marzo cuando se abra la convocatoria de la certificación Mesas Poblanas para que los restaurantes de alta especialidad reciban este reconocimiento y a la que accederían por lo menos 40, debido a que se llevará a cabo una rigurosa evaluación.

Comenta que la primera fase consistió en determinarse los lineamientos del programa para ahora realizar el análisis e invitación a los negocios que deberán pasar por un filtro.

Mendoza Torres espera que se les de a conocer esta certificación a detalle, para que los afiliados, que son 350 a la Apresac y 540 a la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), determinen si es mejor que las otras certificaciones y sobre todo más barata.

[email protected]