Puebla, Pue. El sector restaurantero prevé nuevas inversiones hasta octubre próximo, cuando será el cambio de gobierno en el municipio de Puebla, del cual esperan respuesta para retirar al comercio informal del Centro Histórico que durante la pandemia de Covid-19 y en la recta final del ayuntamiento “se desbordó”.

Olga Méndez Juárez, presidenta local de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), indicó que los representados esperaban el resultado de las elecciones pasadas para retomar planes de inversión, por lo que llegado el momento harán anuncios para que se reactive el centro de la ciudad, donde 270 negocios cerraron de forma definitiva a causa de la contingencia sanitaria.

Comentó que “ver tantos locales vacíos en el Centro Histórico también es un reflejo de la falta de apoyo de las autoridades municipales, que se dedicaron a solapar el ambulantaje, sobre todo en este periodo de pandemia argumentado que también necesitaban espacios para subsistir pese a la negativa de comercios y restaurantes de la zona”.

No obstante, dijo que esperan un cambio y que se generen las condiciones para que cadenas o grupos de restaurantes retomen proyectos para los últimos cuatro meses del presente año y, con ello, detonar más empleos, recordando que se perdieron 8,000 puestos en el sector entre marzo del 2020 y enero pasado.

Mencionó que el año pasado fue de pérdidas para los empresarios; sin embargo, a partir de este segundo semestre esperan mejores cifras, sobre todo porque el estado se encuentra en color verde del semáforo epidemiológico, ya que se tiene permitido un aforo de hasta 70% y la ampliación de horarios.

“Con estas disposiciones nos ayudan mucho a salir adelante, aunque es lenta la recuperación económica, porque las familias no están gastando como antes de la pandemia e igual tampoco están saliendo mucho a pasear aún”, puntualizó.

Méndez Juárez indicó que no serán fuertes inversiones, pero sí contribuirán a darle más actividad al Centro Histórico, que también se “medio paralizó” por las obras de remodelación del zócalo, cuyos trabajos se suspendieron más de un mes por permisos estatales y el miércoles 16 de junio se anunció la suspensión definitiva de la obra por parte del municipio.

Obras

En este tenor, expuso que las obras afectaron a los restaurantes de esa zona, porque los clientes dejaron de acudir durante dos meses al no tener dónde pasear, y el escaso turismo se iba a otros lugares para comer; por ejemplo, centros comerciales que están en la periferia de la Angelópolis.

Aseguró que hay mucha oferta de locales en el centro, pero dependerá de los inversionistas si los toman, “siempre y cuando el nuevo presidente municipal, Eduardo Rivera Pérez, resuelva el problema de quitar el comercio informal que no deja de ser una competencia desleal para cualquier negocio de la zona”.

estados@eleconomista.mx

kg