Puebla, Pue. Al pasar de color naranja a amarillo en el semáforo epidemiológico de Covid-19,  la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Puebla pidió al gobierno estatal que permita ampliar del 30 al 50% el aforo en establecimientos a partir de la segunda quincena de octubre, para obtener más ganancias.

Olga Méndez Juárez, presidenta del organismo, sostuvo que los más de 500 socios están listos para recibir a más comensales y, con ello, puedan reactivar otra cantidad importante de la plantilla laboral.

Sostuvo que los restauranteros, aún con la reapertura el 7 de agosto pasado tras casi cinco meses de paro, continúan operando en números rojos, a lo cual no abona que estén abiertos a un tercio de la capacidad de cada negocio.

Indicó que, con bajos ingresos apenas alcanzan para cubrir gastos fijos cada restaurante, como son servicios y parte del personal activo que es llamado de manera escalonada.

Agregó que en septiembre pasado, con motivo de las fiestas patrias, las ventas quedaron 42% debajo de lo reportado en 2019, “lo cual ningún restaurante puede resistir y eso hace que limite todo y también la mano de obra”.

Desde la reapertura, reconoció, hubo negocios que sobrepasaron lo permitido en aforo, pero es responsabilidad de las autoridades locales verificar quiénes estaban cumpliendo o no las medidas sanitarias para llevar a cabo multas o clausuras.

Cuidan a personal

Méndez Juárez dijo que los socios de Canirac están conscientes del riesgo de contagios, pero han sido responsables con el personal y comensales para cuidar que no haya casos, al menos entre la plantilla.

En la capital poblana hasta el momento operan 980 restaurantes con 12,000 empleos, mientras que otro 120 permanecen cerrados ante los efectos de la crisis económica por la pandemia, la mayoría está en corredores universitarios, abundó.

Confió que el mandatario poblano Miguel Barbosa Huerta pueda avalar la ampliación del aforo, lo cual ayudaría mucho a los establecimientos del sector que están a expensas de los comensales, sobre todo turistas que, poco a poco empiezan a llegar a la angelópolis.

kg