Puebla, Pue. La Asociación Poblana de Restaurantes y Prestadores de Servicios (Apresac) estimó que, debido a la estadía del Covid-19, la recuperación económica sería en dos años, tiempo en que también podría quebrar más negocios del sector.

Arturo Delgado Ramírez, presidente de la agrupación, comentó que las ventas son del 30% en promedio al día y con la autorización de abrir también los domingos, apenas subirán otro 5%, pero tampoco significa que esto ayude a una pronta reactivación económica.

Indicó que los negocios han tenido que invertir por necesidad de tener espacios adecuados en materia sanitaria para que las personas se convenzan de salir a consumir y dejen el temor de lado sobre que se pueden contagiar en un restaurante.

“Lo invertido por algunos empresarios no significa una señal de que las ventas están o van a mejorar en lo que resta del año, porque también enfrentamos una crisis económica que afecta a todos”, apuntó.

Panorama incierto 

Refirió que, por el Grito de Independencia, apenas hubo un 8% de ocupación de mesas en los 350 negocios afiliados, lo que muestra cómo será el comportamiento de los clientes en fechas de asueto, aún cuando están ofreciendo promociones para atraerlos.

Este contexto, abundó, muestra que la economía local tendrá una recuperación a mediano plazo en tanto no haya una vacuna contra el Covid-19 y las personas mejoren sus ingresos.

Delgado Ramírez reveló que 30 negocios de la Apresac no pudieron abrir el 7 de agosto cuando se autorizó por el gobierno estatal, con base al cambio de rojo a naranja el semáforo epidemiológico, que negocios retomaran sus actividades y eso representó la pérdida de 800 empleos directos e indirectos.

Indicó que aún hay riesgos de que otros restaurantes puedan cerrar, porque las ventas no dan para que algunos sostengan sus operaciones que implican pago de servicios y nómina.

Comentó que están operando al 30% de capacidad y aún así no están llenos, porque las personas ventas son bajas, de las cuales 50% son por pedidos a domicilio.