Puebla, Pue. La Asociación Poblana de Restaurantes y Prestadores de Servicios (Aprepsac) exhortó al Congreso del estado a revisar la concesión de agua que tiene la empresa Agua de Puebla, al asegurar que las tarifas del servicio se han incrementado de manera excesiva y que en la situación actual de la pandemia de Covid-19 siguen igual, cuando se supone que los negocios trabajan con 30% de aforo.

Felipe Mendoza Torres, director de la agrupación, dijo que todos los negocios del sector, hasta los que no están afiliados, tienen quejas sobre los cobros del agua, ya que no corresponden a la realidad actual y “mes con mes se eleva”.

Tras la llegada de los nuevos diputados locales, comentó que tienen la obligación de frenar los abusos en que incurre la prestadora del suministro, porque ha puesto a algunos en morosidad.  

“Hay negocios que deben hasta tres meses de agua y la prestadora del servicio sólo está al pendiente de quienes no cumplen para llegar a cortarla, lo que ha llevado a algunos restauranteros a cerrar hasta que haya mayor oportunidad de ventas”, ahondó. 

En este sentido, detalló que antes de que el vital líquido fuera privatizado, un establecimiento pagaba alrededor de 400 pesos bimestrales, pero ahora paga hasta 3,000 o 4,000 pesos al mes. 

Abundó que, de los 300 afiliados, alrededor de 150 socios tienen problemas para cumplir en tiempo con los pagos, pero están en números rojos debido a la pandemia. 

Privatización

Mendoza Torres sentenció “que de nada ha servido la privatización”, pues no ha mejorado el abasto y calidad del suministro a pesar de que Agua de Puebla ha invertido mucho, ya que continúan los problemas de escasez y los que tienen negocios en el Centro Histórico deben comprar pipas, aparte de pagar con mes el servicio.

Reiteró que “los diputados locales de izquierda tienen una deuda pendiente con los ciudadanos sobre quitar la concesión que se entregó hace más de nueve años, ya que en la pasada legislatura no pudieron”.

Consideró injusto que paguen por el suministro cuando el suministro no es suficiente, por lo cual deben de comprar pipas para funcionar, lo cual implica un doble gasto que a cualquier negocio aun cuando racionan el consumo.

estados@eleconomista.mx

kg