A pesar de su cercanía con la capital del país, Morelos se quedó a la zaga en cuanto a la atracción de inversiones de la industria manufacturera por la falta de reservas territoriales.

Para el titular de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) estatal, Rafael Tamayo, aunque empresas asentadas en sus tierras ampliaron operaciones, la entidad no ha destacado por ser el recipiente de grandes inversiones por parte de nuevas compañías.

La diferencia entre estados como Guanajuato y Querétaro, los cuales acaparan la atención de lagrandes inversiones, como la realizada por Mazda, Honda y Bombardier, radica en la disponibilidad de espacio, cosa que en Morelos no se tiene, reconoce.

La diferencia fundamental que otros estados han hecho y que Morelos no es la adquisición y acondicionamiento de reserva territorial para uso de la industria. La mayor dificultad en la entidad es buscar espacio para compañías que te piden 20, 40 y hasta 100 hectáreas. esto ha frenado sin duda alguna la recepción de nuevas inversiones , considera.

Realmente Morelos necesita adquirir reserva territorial, necesitamos tomar ese proyecto de política pública , manifiesta, al tiempo que adelanta que éste será uno de los grandes pendientes del gobierno que está a punto de irse.

LAS INVERSIONES DEL SEXENIO

Entrevistado por El Economista, Tamayo Flores detalla que la industria local de la transformación registra buenos números, ya que en los últimos cinco años se concretó inversión extranjera por 900 millones de dólares, 50% más de lo obtenido del 2000 al 2006. Destacó que 90% de ese monto se destinó al sector en referencia.

Las inversiones más emblemáticas de manufactura en la presente administración fueron las ampliaciones de las plantas de Nissan y Bridgstone Firestone, además de la construcción de una nueva para Unilever –empresa desarrolladora de aerosoles que ya estaba trabajando en el estado y que trajo consigo a proveedores de envases-, las cuales en conjunto representaron una inversión de 380 millones de dólares.

Los números, según él, colocan a la entidad en el lugar número 11 en cuanto a recepción de Inversión Extranjera Directa para manufactura en el país, y en el séptimo en cuanto a crecimiento en ese mismo rubro; sin embargo, destaca que no es ésta la dirección hacia donde el estado está apuntando baterías, sino hacia el desarrollo del sector tecnológico y de investigación.

TECNOLOGÍA, LA PRIORIDAD

El término del Parque Tecnológico de Cuernavaca, donde estarán asentadas empresas de base tecnológica, será uno de los pasos más importantes para que el estado capitalice el potencial de sus 45 centros de investigación y más de 2,000 investigadores.

Así, hasta ahora, más de 30 empresas de biotecnología, farmacéutica y alimentos han manifestado su interés en este espacio de 50 hectáreas, en el cual se han invertido 300 millones de pesos y -dijo- se espera una inversión de otros 50 millones, con el objetivo de migrar hacia un modelo de desarrollo.

erick.ramirez@eleconomista.mx