Puebla, Pue. La meta de construir 10,000 viviendas en un plazo de tres años en la zona del Centro Histórico ayudará a reactivar también las inversiones en el mercado de oficinas y que baje la desocupación de espacios para pequeñas y medianas empresas.

Maricela Rodríguez Pereyra, presidenta de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) local, afirmó que han tenido contacto con la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi) que impulsa el proyecto de repoblamiento de la zona y será a principios del próximo año cuando estén arrancando con la construcción de edificios habitacionales.

Indicó que esos proyectos, respaldados por el ayuntamiento de Puebla dan mayor certeza de que se logre en corto plazo, pero a su vez puede implicar que se rescaten inmuebles en desuso para oficinas o se mejoren los existentes, debido a que hay pequeñas y medianas empresas de servicios que optan por estar operando en el “corazón de la ciudad”.

La dirigente comentó que esto también puede convenir a las empresas del centro que tengan empleados con créditos de casa para adquirir algún departamento, lo que implicará ahorros significativos en traslados y tiempo, así como impactar de manera positiva en la productividad.

Reconoció que las inversiones se han estancado desde hace cinco años en el sector de oficinas en la zona del centro, porque los desarrolladores consideraban que dejó de ser atractivo por la falta de estacionamientos o problemas de marchas sociales, “lo cual compete a las autoridades municipales resolver si quieren lograr una reactivación económica más clara en el trienio que arrancó el 15 de octubre pasado”.

Comentó que una inversión en oficinas por lo regular oscila entre 20 y 30 millones de pesos, ya que en la actualidad los edificios deben ofrecer los mejores servicios para ser atractivos desde el principio para las empresas, por lo cual es importante que se promuevan esos proyectos a la par de atraerse vivienda en los alrededores del centro de la ciudad.

“Lo ideal es que las inversiones sean a la par, pero los desarrolladores de edificios corporativos esperarán a que se den los primeros pasos en obras de vivienda para detonar algún proyecto, teniendo opciones de terrenos o casonas para trabajar”, expuso.

Rodríguez Pereyra recordó que en la actualidad, a raíz de la pandemia de Covid-19, la ocupación de oficinas cayó hasta 50%, lo cual prevén se pueda recuperar hasta el 2022, pero también abre las oportunidades para inversiones de nuevos complejos.

Puntualizó que el centro de la ciudad nunca dejará de ser atractivo para los inversionistas y empresas en general, pero la construcción de casas puede propiciar una aceleración de la recuperación del mercado de oficinas y a su vez de la economía en la Angelópolis.

Indicó que los desarrolladores harán obras donde vean oportunidades, por ello el ayuntamiento debe ser promotor de la actividad inmobiliaria, ya que también se generan empleos en la parte de obras y la operación de los complejos nuevos.

estados@eleconomista.mx