Puebla, Pue. Comercios y prestadores de servicios, principalmente del Centro Histórico, ven el reinicio de actividades, a partir de ayer, como un “respiro” para evitar la pérdida de entre 20 y 30% de empleos en la zona durante el primer bimestre del año en curso.

Los presidentes de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur), Marco Antonio Prósperi Calderón, y del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico, José Juan Ayala Vázquez, coincidieron que es positivo que las autoridades hayan accedido a la reapertura, porque de lo contrario iba a generarse un problema grave de desempleo, al perderse de dos a tres de cada 10 trabajos.

El presidente de la Canaco, organismo que integra a más de 7,000 socios, reconoció que los despidos serán inevitables por el cierre de negocios que arrastran una mala racha de ventas desde que inició la pandemia en marzo y no se han podido recuperar, pero el impacto, dijo, no será mayor como esperaban. 

Puntualizó que no hay condiciones para generar nuevos puestos de trabajo en este momento, ya que lo prioritario es conservar los más que se puedan en comercios, restaurantes, hoteles, entre otros.

Ante las nuevas disposiciones para el reinicio de actividades, Marco Antonio Prósperi indicó que los comerciantes y otros prestadores de servicio están conscientes de cumplirlas, esperando que no haya un cambio de decisión del gobierno respecto al comportamiento de la pandemia.

“En los negocios del Centro Histórico están siendo estrictos con las medidas sanitarias tanto para el personal como clientes, porque son vigilados por inspectores en forma constante. No podemos fallar y generar una percepción de que no cumplimos”, ahondó.

Prósperi Calderón explicó que el sector terciario reporta ventas de hasta 50% menos, mientras que los negocios no esenciales se quedaron sin ingresos por el cierre decretado en diciembre pasado y que terminó el 25 de enero.

Por su parte, Ayala Vázquez consideró que cerrar en fines de semana no es lo adecuado, porque son los días en que registran más ventas; sin embargo, esperan que, con ello, bajen los contagios de Covid-19 como pronostican las autoridades y después se puedan flexibilizar las restricciones.

Insistió que el tema del comercio informal no debe olvidarse, por lo que autoridades municipales deben impedirlo en el Centro Histórico, “ya que de nada servirá que negocios establecidos acaten las medidas sanitarias si en la calle hay puestos que generan más movilidad y aglomeraciones”.

estados@eleconomista.mx