La desaceleración económica que se vivió en México durante el 2013 fue consecuencia del débil comportamiento que registraron las regiones de desarrollo medio e industrial, principalmente, lo cual se compensó de manera parcial por el dinamismo de la zona turística, según un análisis de BBVA Bancomer.

De acuerdo con el grupo financiero, el Producto Interno Bruto (PIB) de México creció 1.2% el año pasado, cuando en el 2012 lo hizo en 3.8 por ciento.

La disección regional del crecimiento económico pronosticado para el 2013 permite identificar a las regiones de desarrollo medio e industrial como los focos principales de la desaceleración nacional , explica.

En opinión de Jesús Sánchez Arciniega, investigador de la UNAM, ello se debe al enfriamiento de la economía de EU, particularmente en su parte industrial.

La relación con EU siempre nos va afectar; la dependencia no sólo no disminuye, sino que tiende a ampliarse , comenta.

Para Carlos Serrano, economista en jefe para México de BBVA, el resultado obedece a diversos factores externos como la baja en las manufacturas estadounidenses e internos, como la contracción del gasto público.

La región de desarrollo medio, que se compone de 16 estados (Campeche, Colima, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Nayarit, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán y Zacatecas), creció apenas 0.3% en el 2013, según estimaciones de BBVA, cuando un año antes lo hizo en 3.5 por ciento.

Esta parte de la República concentra lo que se conoce como el Bajío, donde el sector automotriz ha ganado terreno con la llegada de empresas como Mazda y Honda.

Esta magra expansión se reflejó en una menor aportación al crecimiento del PIB nacional. En el 2012 contribuyó con 1.2 puntos porcentuales; mientras en el 2013 apenas 0.1, con lo que se convirtió en la región que más perdió presencia.

La zona industrial, que se compone de 10 estados (Aguascalientes, Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Jalisco, Estado de México, Nuevo León, Querétaro, Sonora y Tamaulipas), habría crecido 2.1% en el 2013. A pesar de que fue una cifra superior al nacional, ésta fue menor que en el 2012: 4.3 por ciento.

La contribución de esta región al crecimiento nacional viene a la baja desde hace tres años. En el 2010 aportó 2.7 puntos porcentuales; en el 2011, 2; en el 2012, 1.7 y el año pasado, 0.9 puntos.

TURISMO, EL MÁS DEFENSIVO

La región turística (compuesta por Baja California Sur y Quintana Roo) fue la más defensiva. En el 2013 creció 4.8%, tres veces más que la expansión nacional. Además, su aportación al PIB se mantuvo en 0.1 puntos porcentuales.

Se contempla que la región turística será la que habrá mostrado la mayor resistencia a la desaceleración económica , destaca.

BBVA divide el país en cinco regiones. Además de las tres mencionadas, están la de alto desarrollo (DF) y región de alta marginación (Chiapas, Guerrero y Oaxaca), las cuales crecieron 0.5 y 0.4%, respectivamente.

TABASCO TIENE LA MAYOR BAJA

Una decena de las 32 entidades del país registró números rojos en su crecimiento durante los primeros nueve meses del 2013, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Se trata de Campeche, Coahuila, Colima, Durango, Guerrero, Sinaloa, Yucatán, Chiapas, Tabasco y Zacatecas. Estos tres últimos mostraron una caída superior a 3 por ciento. La mayor baja la tuvo Tabasco, con 3.9%, según el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE), que muestra la tendencia del PIB.

En contraste, el mayor crecimiento lo registró Baja California, con 5.4 por ciento. Con un avance por arriba de 4% destacaron Aguascalientes, Chihuahua, Nayarit y Oaxaca.

Infografia

[email protected]