Los negocios y comercios que incrementen el precio de la canasta básica injustificadamente podrían ser acreedores a multas desde 5,000 hasta 200,000 pesos, advirtió la delegada de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en Querétaro, Dalia Garrido Rubio.

Desde el inicio de año y derivado de las instrucciones del secretario federal, Ernesto Nemer Álvarez, la dependencia ha intensificado los operativos en mercados, tianguis y tiendas de autoservicio locales para cuidar que no se den aumentos indiscriminados a los productos de la canasta básica, que menoscabe la economía de los consumidores.

Desde diciembre hemos trabajado muy de cerca al consumidor y a la ciudadanía; tenemos presencia física para verificar si hay situaciones que pudieran ser motivo de una infracción a la ley, y someterla a procedimiento, una multa y sello de suspensión , afirmó.

Comentó que las multas a quien incurra en estas prácticas varían según el establecimiento y la reincidencia, aunque éstas pueden oscilar entre los 5,000 y 10,000 pesos, o de los 100,000 hasta 200,000 pesos de tratarse de negocios más grandes, según la Ley Federal de Protección al Consumidor.

Los operativos que realiza la Profeco han incluido revisiones a las gasolineras, derivado del desabasto que se generó durante los últimos días del 2016; hasta el momento no hay estaciones sancionadas.

En días pasados el gobernador Francisco Domínguez Servién llamó a la delegada federal a encabezar acciones agresivas para vigilar los comercios en la entidad, y que se sancione a quien genere acciones que encarezcan el gasto familiar.