Entrevista a Carlos Ortega C., secretario de Administración y Finanzas de Sinaloa.

 

Una de las principales medidas para incrementar la recaudación local por parte de la actual administración estatal fue la creación del Servicio de Administración Tributaria del Estado de Sinaloa (SATES).

El SATES, organismo desconcentrado, dependiente de la Secretaría de Administración y Finanzas de la entidad, tiene como objeto aplicar la legislación fiscal a fin de promover y garantizar que las personas físicas y morales contribuyan al gasto público estatal, así como recaudar las contribuciones, impuestos, derechos, aprovechamientos, productos estatales y cualquier otro ingreso.

Otros objetivos son verificar el cumplimiento de las disposiciones fiscales a cargo de los contribuyentes, facilitar e incentivar el cumplimiento voluntario de dichas disposiciones y generar y proporcionar la información necesaria para el diseño, seguimiento y evaluación de la política tributaria de Sinaloa, particularmente.

El titular de la Secretaría de Administración y Finanzas del estado, Carlos Ortega Carricarte, expuso que si bien la creación de este sistema es para mejorar las aportaciones de los contribuyentes, entre las metas se encuentra incorporar a más personas de la economía informal a la formal, facilitar a la ciudadanía el pago de impuestos, tener una mayor participación y ayuda de los municipios y la ciudadanía y mejorar y trasparentar los padrones de contribuyentes, con la intención de que se refleje en una mayor recaudación.

Informó que al inicio de la administración del gobernador Quirino Ordaz Coppel, en el 2017, se planteó una modernización hacendaria, que implicaba fortalecer las finanzas públicas para mejorar los servicios.

“Lo primero que se inicia dentro de esta reforma tributaria es el incremento del Impuesto sobre Nómina, que pasó de una tasa de 1.5 a 2.8% en promedio, se creó también un impuesto sobre la prestación de servicios de juegos con apuestas y concursos, además en todos los organismos descentralizados con los que cuenta el estado se buscó bancarizar todos los ingresos registrados a través de Tesorería, apoyándose de la modernización, atención y reorganización de las oficinas de recaudación, para facilitar la realización en línea de 90% de los trámites y servicios y que se pudieran pagar al ser con pago referenciado.

“El cambio en la administración y la atención en ventanilla facilitó todos los trámites, que vienen acompañados con mayor competitividad y trasparencia además de un combate a la corrupción”, expuso.

Es decir, el SATES, precisó el funcionario, permite una mejor profesionalización, una mejor atención al público y una mejor interacción con los municipios para poder contribuir con las finanzas y mejorar así los ingresos propios de la entidad.

Una de la medidas que se tomaron para el buen cumplimiento de la recaudación es el convenio con el Servicio de Administración Tributaria (SAT), que tendrá colaboración conjunta con los ayuntamientos de Sinaloa, para ayudarles en la recaudación del Predial y agua, ya que principalmente en municipios medianos y pequeños del estado se tiene un rezago importante en este tipo de contribuciones, lo que les está afectando a la captación de sus recurso propios, agregó.

Ortega Carricarte detalló que el nuevo marco jurídico permite que los actos de autoridades estén debidamente fundados y motivados de manera que haya una mejor defensa fiscal y, por otro lado, los contribuyentes tengan una mayor garantía en cuanto a lo que les pide de impuestos.

El SATES, refirió, es un organismo desconcentrado de la administración pública, con  el carácter y la atribución de autoridad fiscal, cuenta con una estructura orgánica y operativa con oficinas de recaudación,  fiscalización para auditorías y comercio exterior.

“Sus procedimientos se diseñaron para  ser más eficiente en la prestación de los servicios, por otro lado, también se  instrumentó y aprobó el servicio fiscal de carrera que fomentará el talento humano competitivo y honesto, es decir, mucho más profesional todo el personal que está atendiendo a la ciudadanía”, indicó.

El secretario recalcó que también se cuenta con un  consejo de administración en donde hay participación  ciudadana que le permite al SATES tener mayor trasparencia y continuidad con todas las acciones que se están implantando.

Proyecciones

El SATES se autorizó en el Congreso de la Unión a finales del año pasado y entró en vigor a partir del 30 de abril del año en curso, lo que implicaba fortalecer las finanzas públicas para mejorar los servicios, manifestó Carlos Ortega.

En ese contexto, con datos de la secretaría estatal, el total de ingresos estimados por el gobierno de Sinaloa para el ejercicio fiscal 2018 asciende a 51,874 millones de pesos, de los cuales 11.2% pertenece a los ingresos propios.

Al respecto, apuntó, se busca incrementar la participación hasta 2 puntos porcentuales en los próximos dos años, periodo que lleva reconocer la implementación del sistema.

Dicho de otro modo, se pretende incrementar de 350 millones de pesos a 500 millones de pesos aproximadamente.

“Al hablar de esta cifra se habla de un incremento de recaudación de 8 o 9% en los ingresos del año, lo que se espera es tener un aumento real por arriba de la inflación de manera consistente”, acotó.

El titular de la política fiscal en Sinaloa  destacó que en el 2017 se registró un crecimiento anual de 25% en los recursos propios de más de 25%, y para el primer trimestre de este 2018 la variación fue de 5.8%, resultado no sólo de la implementación del SATES, sino de toda la reforma integral que se está llevando a cabo y que  pretende aumentar los ingresos propios de manera  sostenida.

Aseguró que se tomaron otras medidas que de alguna manera impactaran en los ingresos, como la eliminación de la Tenencia debido a la demanda de la sociedad y para lograr competir con otros estados vecinos que ya habían eliminado este gravamen, aunque se decidió hacer las placas de los automóviles definitivas y ya no sustituirlas cada tres años.

“El tema de las placas compensó parcialmente con mayores ingresos y el incremento en derechos por refrendo vehicular, es decir, por el engomado y el alta de las  placas”, contó.

Adelantó que hace dos semanas firmaron un convenio con el SAT “para que conjuntamente se pueda fortalecer la operación y la contribución del SATES, a través de bases de datos para rastrear personas físicas y morales que no están actualmente contribuyendo dentro de la formalidad”.