La reforma fiscal que se aprobó recientemente no representó un beneficio mayor para los gobiernos estatales, al menos no en los recursos asignados mediante participaciones (Ramo 28), que significan cerca de 40% de sus ingresos totales, según un análisis del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2014 programó 575,480.1 millones de pesos para participaciones, lo que representa un crecimiento real (considerando la inflación) de 4% con respecto al 2013.

Ese mismo dinamismo se reflejo en años anteriores en los que no existieron cambios hacendarios. Tan sólo en el 2013 también se registró un aumento de 4% con respecto al 2012, según el Análisis multianual de las participaciones federales .

Los recursos asignados al Ramo 28 no presentan un cambio de tendencia, afirmó Carlos González, investigador del CIEP y autor del estudio.

Los cambios que se hicieron en la reforma hacendaria, que entró en vigor el 1 de enero del 2014, no se traducirán en incrementos mayores a participaciones , sostuvo.

Esto se debe, principalmente, a que gran parte del incremento en el PEF 2014 viene de ingresos derivados de financiamiento, que ascendieron a 650,478 millones de pesos, lo que representa 14.6% del presupuesto total y, en si mismo, es superior al total de recursos que recibirán las entidades federativas vía participaciones federales .

EL GANADOR FUE ...

De acuerdo con el análisis del CIEP, con excepción de Campeche y Tabasco, el resto de los estados registrarán un incremento en los recursos transferidos por dicho concepto en este año.

Baja California fue el ganador, con un crecimiento de 6.9 por ciento. Le siguieron Sinaloa y Estado de México, con 6.5% en ambos casos; Chihuahua, con 6.2%, y Yucatán, con 6.1 por ciento.

SE QUEDAN CORTAS

En los primeros 10 meses del año anterior, 23 de las 32 entidades recibieron menos participaciones de las programadas en el PEF 2013.

La partida prevista para dicho periodo fue por 453,578 millones de pesos; sin embargo, sólo se canalizaron 449,970 millones, es decir, 3,608 millones menos de lo proyectado, debido a una menor recaudación en gravámenes como el IVA, que mostró una caída en su captación de 6.7 por ciento.

En términos relativos, Sinaloa fue el más afectado, con una merma de 5.66% con respecto a lo previsto.

Le siguieron Colima, con 4.05%; Baja California, con 3.89%; Chiapas, con 2.74%, y Aguascalientes, con 2.48 por ciento.

¿QUÉ SON?

Las participaciones son transferencias de recursos no condicionadas, es decir, las administraciones locales deciden de manera autónoma su destino.

Los montos asignados a cada estado dependen, principalmente, de la Recaudación Federal Participable y del crecimiento económico, así como del esfuerzo recaudatorio y la población de cada entidad.

Los criterios de distribución están establecidos en la Ley de Coordinación Fiscal.

Infografia

fernando.franco@eleconomista.mx