Puebla, Pue. Comercios y prestadores de servicios del Centro Histórico dijeron que reducir el aforo a 30% en locales, debido al alza de contagios de Covid-19, pondría en riesgo entre 20 y 30% de los empleos en lo que resta del presente año, lo cual repercutirá en las ventas.

Los presidentes de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur) en Puebla, Marco Antonio Prósperi Calderón y del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico, José Juan Ayala Vázquez, coincidieron que, si bien avalan la decisión del gobierno estatal de no volver a cerrar por la tercera ola de la pandemia, tampoco ven adecuado trabajar con menor aforo, porque han invertido en productos de limpieza y acatado las medidas sanitarias para evitar brotes en los establecimientos.

El primero de los dirigentes, que tiene a más de 7,600 socios que generan 11,000 empleos, admitió que los despidos serán inevitables en los meses próximos, pero “queremos que sean los mínimos y, para ello, necesitamos mejorar las ventas, las cuales continúan bajas y pueden caer más si estamos con aforo reducido”.

Recordó que los negocios arrastran una mala racha de ventas desde que inició la pandemia en marzo del año pasado y no se han podido recuperar en la reactivación económica, porque ha sido por cortos periodos que tienen ligeras mejoras, pero la constante es ingresos bajos.

Prósperi Calderón ahondó que el sector terciario reporta ventas hasta 40%, mientras que los negocios no esenciales tienen una lenta recuperación, la cual se mantendrá así en lo que resta del presente año.

Destacó que no hay las condiciones para generar nuevos puestos de trabajo en este momento, ya que lo prioritario es conservar los más que se puedan en comercios, restaurantes y hoteles, lo cual está costando a los dos últimos sectores porque dependen del turismo que se ha desplomado y en las vacaciones de verano reportan mínima actividad por la tercera ola de Covid-19.

Informales

“En los negocios del Centro Histórico están siendo estrictos con las medidas sanitarias, tanto para el personal como clientes, porque son vigilados por inspectores en forma constante. No podemos fallar y generar una percepción de que no cumplimos”, comentó.

Por su parte, Ayala Vázquez con 1,300 representados que generan 2,500 empleos, consideró que les está dando “un respiro” abrir toda la semana, pero las condiciones de menor aforo deben cambiar para mejorar en ventas, ya que comerciantes volvieron a pagar salarios completos y éstos los cubren con lo que obtienen, aunado a los gastos operativos.

Puntualizó que el tema del comercio informal en el Centro Histórico de Puebla no debe olvidarse, por lo que autoridades municipales deben impedirlo, ya que de nada servirá que los negocios establecidos acaten las medidas sanitarias si en la calle hay puestos que generan más movilidad y aglomeraciones.

Convocó a las autoridades a que hagan una revisión de las disposiciones y cerciorarse que los establecimientos han dado resultados positivos en que no hay, hasta el momento, brotes de contagios.

estados@eleconomista.mx

kg