Puebla, Pue. A una semana de que se emitió el nuevo decreto estatal para que el aforo en establecimientos se reduzca a 30% por el alza de casos de Covid-19, la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) reportó que las ventas van a la baja, pasando de 60 a 40 por ciento.

Olga Méndez Juárez, presidenta del organismo, puntualizó que los socios están acatando y reforzando las medidas sanitarias, pero dejando en claro que desde el inicio de la pandemia no se han presentado contagios entre personal o comensales.

Destacó que con la temporada del chile en nogada, que inició el 5 de julio, los restauranteros esperaban mayores ventas, porque estaban funcionando con 50% en aforo “y de una semana a otra nos indican las autoridades que debemos reducir las mesas disponibles porque se dispararon los casos”.

“Al ser negocios de preparación de alimentos y bebidas, las medidas sanitarias se cumplen al 100%, y con mayor razón por la pandemia, para evitar problemas de algún brote del virus y que dé pauta a que sean cerrados por las autoridades”, aseguró la empresaria.

Comentó que todo depende del comportamiento social, ya que hay clientes que se molestan por la rigurosidad de las medidas sanitarias respecto al aforo controlado o los horarios de atención, pero no hay otra alternativa.

Méndez Juárez ahondó que la nueva disposición no sólo perjudica al restaurantero, sino que se genera un efecto en cadena porque a los proveedores se les pide menos productos; incluso, los agricultores contaban con que se les comprara lo suficiente para el platillo poblano de chiles en nogada, pero las circunstancias cambiaron “de un momento a otro”.

estados@eleconomista.mx