Puebla, Pue. La Red Mexicana de Franquicias auguró que si a la mitad del presente año, no se resuelve por el ayuntamiento el problema de comercio informal en la zona del Centro Histórico, 2,500 negocios establecidos están en riesgo de quebrar y, con ello se perderían 5,000 empleos.

Francisco Lobato Galindo, presidente de esa organización, comentó que no están viendo acciones para acabar con esa competencia desleal, “la cual lejos de bajar está incrementando, al grado de que los locatarios están reportando caídas hasta del 40% en sus ventas, hecho que preocupa por la omisión de autoridades”.

Indicó que se trata de pequeños y medianos negocios, cuyos dueños han visto la instalación de vendedores informales frente a sus locales sin que un inspector de normatividad o la propia policía que tiene operativos lleven a cabo alguna acción para quitarlos.

Comentó que los empresarios de la zona están preocupados, porque han pasado casi seis meses de la gestión municipal y no ven un plan de reordenamiento, cuya petición del sector franquicias es que sean reubicados los ambulantes a la periferia de la ciudad y no que les permitan vender en áreas de los alrededores del primer cuadro del centro.

Advirtió que la caída en ventas para los negocios se agudizó en los tres meses transcurridos del 2019, ya que en fines de semana es evidente la invasión de calles concurridas por los turistas, situación que representa una mala imagen para la ciudad.

Mencionó que los más de 2 millares de negocios, entre ellos algunos que tienen entre 10 y 15 años, no han logrado recuperarse, a quienes les afectó también la “cuesta de enero”.

“Afluencia de personas hay en el Centro Histórico, pero vemos cómo las familias prefieren comprarle calzado a un ambulante que a un locatario. La razón es simple, el precio, porque cuestan 30% menos, aun cuando sea pirata”.

Indicó que este tipo de prácticas deben ser impedidas por el ayuntamiento, al que se han acercado los distintos organismos que integran la Iniciativa Privada para solicitar operativos y presencia permanente de la Policía Municipal.

Comentó que las organizaciones de ambulantes no pueden mandar en la zona centro y todavía cobrar o pedirles una cuota a las personas para que hagan su actividad aun con los riesgos de que les decomisen su mercancía.

De cara al cuarto mes del presente año, el dirigente de franquicias exigió al gobierno municipal que tenga una estrategia “real” y no solo resolver el problema con reordenamiento de los informales.

Insistió que si los vendedores de ese sector pretenden quedarse, que lo hagan pagando sus impuestos como cualquier locatario, ya que ponen en riesgo cientos de empleos por estar empecinados en hacer la actividad en impunidad.