HR Ratings estima que para los próximos años la disminución en los ingresos federales de gestión, principalmente por el recorte de recursos que realizó la Federación este 2019 al Ramo 23, impacte negativamente la liquidez de Michoacán.  

Por lo anterior, se prevé que el gobierno estatal continuaría con el uso de financiamiento a corto plazo, el cual se espera disminuya hacia el cambio de administración (2021). 

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en los primeros cinco meses del año Michoacán registró una caída de 92.6% anual en el Ramo 23 (Provisiones Salariales y Económicas y Otros Subsidios), en términos reales. En valores absolutos y nominales, el monto pasó de 1,723.8 millones de pesos en los primeros cinco meses del 2018 a 133.1 millones en igual lapso del presente año.   

La proyección de menores recursos federales fue un factor que consideró HR Ratings en su ratificación a la calificación de “HR BBB”, con perspectiva Estable, del estado. No obstante, la agencia reconoció que la entidad registra un buen comportamiento fiscal. 

“La ratificación de la calificación obedece al buen comportamiento fiscal del estado, lo cual mantuvo el nivel de endeudamiento de acuerdo con las estimaciones. Asimismo, el resultado fiscal superavitario observado en el 2018 permitió que las Obligaciones Financieras sin Costo (OFsC) disminuyeran por debajo de las expectativas”, precisó la calificadora en un reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.   

Precisó que en el 2018 se observó un superávit en el balance primario equivalente a 5.8% de los ingresos totales, cuando al cierre del 2017 se observó un superávit de 1.5%. Lo anterior se debió principalmente al incremento de las participaciones federales, sumado a la tendencia creciente en los ingresos propios.  

“Para el 2019 la expectativa es una contracción en los ingresos federales de gestión, los cuales se esperan sean 25.0% menores a lo observado en el 2018. No obstante, la recaudación de impuestos permitiría que los ingresos propios del estado mantengan la tendencia creciente observada en los últimos ejercicios. Lo anterior, sumado al crecimiento esperado de 3.1% en el gasto corriente, permitiría que la entidad mantuviera un comportamiento superavitario en su balance primario, con un nivel esperado en el 2019 de 2.3% con respecto a los ingresos totales proyectados”, señaló.  

Deuda  

"Al cierre del 2018, la deuda directa ajustada ascendió a 20,472.6 millones de pesos, compuesta por 3,750.6 millones de deuda a corto plazo y 16,722.0 millones de deuda a largo plazo. Actualmente, la deuda a largo plazo es en su totalidad bancaria, debido al refinanciamiento de la deuda bursátil con la que contaba el estado durante el 2018. Con esto, sumado al crecimiento de los ingresos de libre disposición (ILD) del estado, la deuda neta a ILD disminuyó de 96.7% en el 2017 a 80.5% en el 2018, mientras que se estimaba un nivel de 86.2%”, explicó HR Ratings.  

De acuerdo con el comportamiento fiscal esperado, se estima que la entidad continúe con el uso de financiamiento a corto plazo. No obstante, el crecimiento de los ILD permitiría que el nivel de deuda neta respecto a ILD disminuya entre el 2019 y el 2020 a un promedio de 69.5 por ciento. 

Asimismo, el año pasado las OFsC de Michoacán fueron por 6,533.6 millones de pesos, lo cual fue una reducción de 20.9% en relación al 2017. Este comportamiento se encuentra en línea con el superávit fiscal observado en el 2018, y se debió al pago de Proveedores y Contratistas, así como de Retenciones y Contribuciones por Pagar. Lo anterior, sumado al incremento de los ILD del estado, motivó que las OFsC a ILD pasaran de 39.2 a 26.3% en el lapso de análisis. 

[email protected]