Guadalajara, Jal. Frente a la deuda de 2,700 millones de pesos que enfrenta el ayuntamiento de Guadalajara y la degradación en su calificación de riesgo crediticio por parte de Standard and Poor’s (S&P), analistas financieros recomendaron al gobierno municipal aplicar mano dura en la recaudación del impuesto Predial.

La reducción en las participaciones federales por la baja en su índice poblacional, la eliminación del impuesto de la Tenencia y la baja recaudación municipal, aunada al incremento en el gasto corriente, afectaron los ingresos del municipio, que debe mejorar ingresos propios apretando tuercas a los contribuyentes, manifestó el presidente del capítulo Guadalajara del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Juan Carlos Sainz del Toro.

Tendrán qué buscar alternativas inmediatas para poder generar un ingreso propio para el municipio. La primera de ellas y la más fácil es el impuesto Predial. Hay un potencial enorme ahí , comentó.

Advirtió que el ayuntamiento de Tonalá está aún más endeudado que Guadalajara, considerando su escaso presupuesto de ingresos, razón por la cual podría enfrentar problemas más severos .

UN ERROR, PRESCINDIR ?DE LA CALIFICADORA

Por su parte, Luis Alberto Güemez, expresidente del IMEF y exdirector de Promoción Económica del ayuntamiento tapatío, dijo que lo verdaderamente grave para el gobierno de Guadalajara fue haber despedido a la calificadora S&P, porque se envía una mala señal a la comunidad financiera. Es como si hubieran matado al mensajero que les trae una mala noticia .

Tras asegurar que no es grave haber bajado un nivel en la calificación de su riesgo crediticio a mxA de mxAA , con perspectiva negativa de estable, Güemez Ortiz refirió que el deterioro en la situación financiera del municipio es, hasta cierto punto, explicable porque ha habido una mala recaudación del Predial y ha tenido gastos muy altos de personal .

promo@eleconomista.com.mx