Cancún, QR. A propósito del tema de las recientes alertas de seguridad emitidas por Estados Unidos, el titular de la Secretaría de Turismo federal, Enrique de la Madrid Cordero, aseguró que sí afectan al sector en México, ya sea con una baja en la captación de viajeros o con una disminución en las tarifas hoteleras, las cuales podrían ser la explicación a la caída de 10% al gasto promedio de los turistas que arriban vía aérea al país.

“Las alertas sí dañan, las alertas ahuyentan (...) Una de dos: o te disminuyen los niveles de ocupación de los turistas o te bajan las tarifas”, aseguró el funcionario durante una visita a Cancún para anunciar mejoras a las corporaciones policiacas.

Al respecto, dijo que ha detectado, sin hasta el momento saber las causas, la baja en el gasto promedio del turista que arriba vía aérea a México.

“Una parte de la explicación podría ser una disminución en tarifas (hoteleras), entonces sí nos preocupan las alertas. Es algo que no se nota de la noche a la mañana, pero puede estar mandando la señal de que estamos bajando las tarifas para mantener clientes y eso pues es mala señal”, destacó.

De la Madrid Cordero aseveró que se debe tener mucho cuidado en el manejo de la información sobre hechos delictivos en el país, ya que, si se exacerban estos acontecimientos a nivel mediático, “esto le da muchísimo gusto a nuestros competidores en otras partes del mundo”.

Efectos

Los dirigentes de las asociaciones de hoteles de la Riviera Maya y Cancún y Puerto Morelos, Jean Agarrista Marfín y Roberto Cintrón Gómez, respectivamente, aseguran que están resintiendo los efectos de las alertas de seguridad emitida por Estados Unidos semanas atrás.

Agarrista Marfín manifestó que en algunos hoteles se han presentado caídas de 30% en afluencia de turistas estadounidenses respecto de los primeros tres meses del 2017, que atribuyó a las alertas de seguridad, pero también a cuestiones de proteccionismo por parte de Estados Unidos, ya que dicha baja se ha focalizado en el turismo estadounidense durante enero, febrero y lo que va de marzo, que en sentido estricto aún forman parte de la temporada invernal 2017-2018.

También se debe reconocer, aseveró, que el 2017 fue un año excepcional en términos de volumen de viajeros captados por Quintana Roo, lo cual debe tomarse en cuenta a la hora de las comparaciones entre un año y otro.

Además de que Estados Unidos vive un periodo de ralentización de su economía con un menor consumo, factor que también está teniendo impacto directo en el comportamiento del turismo que capta el Caribe mexicano proveniente del vecino país, añadió.

El dirigente de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos añadió que la ocupación hotelera en los tres primeros meses del año se encuentra 2.4% abajo en relación a igual lapso del 2017.

Cintrón Gómez atribuyó este comportamiento al incremento de las casas particulares en renta a través de plataformas como Airbnb, puesto que hay reportes de un incremento en la llegada de viajeros vía aérea, pero la ocupación no repunta por encima de los niveles del año pasado, lo cual es muy probable que corresponda al enorme volumen de turistas que hoy están optando por rentar una casa que pagar una habitación de hotel.

estados@eleconomista.mx