Guadalajara, Jal. Al menos una veintena de rutas del transporte público suspendieron la prestación del servicio este jueves en la zona metropolitana de Guadalajara.

Las empresas transportistas exigen al gobierno de Jalisco les autorice un aumento a la tarifa de siete pesos que cobran actualmente a 10 pesos el pasaje.

Aunque los concesionarios y permisionarios del transporte aseguran que son 80 rutas y 3,000 unidades las que dejaron de prestar el servicio, la Secretaría de Movilidad (Semov) negó la cifra y advirtió sanciones para los transportistas.

“No podemos permitir que la ciudadanía sea rehén de los transportistas", afirmó el director de Transporte de Semov, Gustavo Flores.

Según el funcionario, solo cinco rutas suspendieron el servicio de forma definitiva y el resto lo hicieron de manera parcial. Con ello, unas 200 unidades -de 4,500 que conforman el parque vehicular- salieron de circulación afectando a unos 20,000 usuarios.

Por su parte, el gobernador Aristóteles Sandoval, a través de su cuenta de twitter, calificó el paro camionero como “secuestro del servicio público” y afirmó que la autorización para aumentar la tarifa a nueve pesos es solo para quienes migren al modelo Ruta-Empresa.

“Quiero ser muy claro, no vamos a permitir este tipo de chantajes. He instruido a la Secretaría de Movilidad Jalisco para que se levanten las actas correspondientes y se sancione a quienes han afectado a los usuarios”, escribió Sandoval en redes sociales.

 

Ante la falta de camiones, taxis convencionales y ejecutivos así como patrullas estatales trasladan a los usuarios a su destino.