La incertidumbre sobre si podrán operar de manera normal a partir de este lunes predomina en la industria automotriz, pues aun cuando las autoridades levantaron la alerta crítica por suministro de gas natural desde el sábado, algunas empresas automotrices mantendrán los paros programados durante esta semana, entre ellas Volkswagen, Toyota y BMW.

Audi informó que este fin de semana normalizó su producción de su modelo SUV Q5 en la planta de San José Chiapa, donde repuso unidades no ensambladas durante la semana pasada.

Volkswagen informó que la producción del segmento de Tiguan reiniciará actividades el 22 de febrero a las 23:30 horas, pero con paro en el modelo Jetta, programado para este lunes y martes.

El Sindicato Independiente de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen de México (Sitiavw), a través de su vocero Manuel Aburto Hernández, comentó que están atentos a las indicaciones de los directivos; sin embargo, consideró que no afectará demasiado, ya que desde febrero han venido realizando ajustes a la producción del Jetta por la escasez mundial de semiconductores.

Desde el 10 de febrero y hasta el 5 de marzo se ajustó la producción por tres días, distribuidos en tres semanas distintas. El volumen de producción del Jetta por la falta de chips se recuperará en semanas posteriores.

El representante de los poco más de 8,900 sindicalizados señaló que tampoco se les afecta en el tema salarial, pero confió en que las actividades se vayan retomando poco a poco, ya que durante la pandemia de Covid-19 han venido trabajando con turnos reducidos.

Kia Motors comentó que existe 85% de posibilidad de que este lunes arranquen producción de manera normal, pues ha comenzado el suministro de gas, pero el restablecimiento es paulatino.

Por su parte, Toyota dijo que continuarán los paros en Guanajuato y Baja California para este lunes y martes, ya que también afectó el terremoto ocurrido en Japón, lo cual está provocando problemas en la cadena de suministro por la falta de componentes para el ensamble de la Tacoma.

Aviso

El sábado por la tarde fue declarada la conclusión de la alerta crítica por desabasto de gas natural, en donde se informó que “el riesgo en las condiciones operativas y en la infraestructura del SISTRANGAS ha concluido”, por lo que se retiran las restricciones de consumo requeridas como medida de mitigación.

Desde el pasado martes las autoridades de energía avisaron a la industria que el país se encontraba en Estado de Alerta, por lo tanto, empresas como las automotrices, cementeras, y demás manufactura, debían reducir a 80% el consumo de gas natural, por lo que se procedió a realizar paros técnicos y escalonados en su producción.

“En cumplimiento a la solicitud de disminución en el consumo de gas natural realizada por la autoridad competente, y debido a que en estos momentos no contamos con una notificación oficial que permita dar certidumbre de abasto de gas natural de forma regular, Volkswagen de México informa que se ve en la necesidad de extender los días de producción disminuida”, por lo que su producción de Jetta se mantiene en paro de producción para los días lunes 22 y martes 23 de febrero.

Mientras que Ford en Hermosillo reanudó su producción este fin de semana, tras haber frenado su ensamble de autos en los dos turnos desde el pasado martes hasta el viernes, por la falta de gas natural.

Nissan comentó que adelantaría paros escalonados programados para marzo, mientras Honda en Celaya confía en retomar actividades esta semana y ajustar su producción.

estados@eleconomista.mx