Mayor Inversión Extranjera Directa (IED), desarrollo de actividades económicas, así como mejores mecanismos de recaudación de impuestos locales, son factores que permitieron que Quintana Roo, Ciudad de México y Nuevo León fueran las entidades federativas con mayor flexibilidad presupuestaria.

De acuerdo con el tercer y último informe de la Cuenta Pública 2017 de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), a nivel nacional, 44.8% del presupuesto de los estados fue etiquetado desde su origen a una partida específica.

Un valor en el indicador de flexibilidad presupuestaria cercano a 100.0% revela menor margen en el presupuesto para cubrir gastos contingentes y ampliar la cobertura de los servicios públicos; este indicador se obtiene de la relación del gasto etiquetado y el total de egresos de cada entidad.

En este sentido, Oaxaca, Guerrero e Hidalgo obtuvieron valores de 74.7, 69.6 y 64.2% respectivamente. Mientras los menores coeficientes se registraron en Quintana Roo (5.5%), la capital del país (14.7%), Nuevo León (27.6%) y Sonora (37.1 por ciento).

Quintana Roo fue de los 15 estados que cumplió con el principio de sostenibilidad, que consiste en tres indicadores.

En el primero, el balance presupuestario de recursos disponibles, que muestra la capacidad de pagar el gasto no etiquetado (sin amortización de la deuda pública) con los Ingresos de Libre Disposición (ILD), ante ausencia del financiamiento con fuente de pago de ILD y otros ingresos de carácter no recurrente y extraordinario, presentó un superávit.

En solvencia, que es el margen o espacio para hacer frente a los incrementos de la deuda con los recursos de libre disposición y resulta del saldo de las obligaciones financieras, otros pasivos, proveedores y contratistas y Asociaciones Público-Privadas, entre ILD, mostró un margen nulo, pero con tendencia decreciente a mediano plazo.

Y por último, en el indicador de capacidad para pagar el costo financiero, el cual es la relación de costo financiero del gasto no etiquetado respecto del balance primario de recursos disponibles, Quintana Roo exhibió capacidad.

Asimismo, en el sexenio federal anterior fue el tercer estado con mayor crecimiento económico, con una tasa promedio anual de 4.9%, detrás de Baja California Sur y Aguascalientes, lo que significó un impulso en la recaudación local; además, el dinamismo turístico atrajo más inversiones en el sector.

Beneficios

Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), enunció que los beneficios de tener una mayor flexibilidad presupuestaria es que el gobierno estatal puede hacer frente a contingencias, pagar nóminas de trabajadores públicos y crear programas sociales.

Explicó que para que una entidad cuente con flexibilidad presupuestaria y pueda desarrollar infraestructura, su gobierno local tiene que trabajar de la mano con el sector privado.

“Con Nuevo León podemos ver altos flujos de IED y de inversión privada nacional, por ello se pueden desarrollar actividades industriales y de servicios. La estrategia que siguen es crear un clima idóneo en términos fiscales y de conectividad, que haya vías carreteras y áreas, para que lleguen las empresas y así tengan ingresos locales más altos”, comentó el especialista del CIEP.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, indicó que para que los gobiernos locales puedan contar con ingresos propios y no depender de la Federación, deben ejecutar con eficacia la recaudación de impuestos, como el Predial y la Tenencia.

“Ciudad de México y Nuevo León tienen mejores mecanismos de recaudación, hay mejores estructuras en sus secretarías de Finanzas. Se preocuparon por consolidar sus actividades económicas y así cobrar más impuestos”, dijo.

Añadió que se tiene que mejorar la Ley de Coordinación Fiscal, para que las entidades ejerzan mejor sus potestades de recaudación y cuenten con más recursos locales.

El coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, Héctor Magaña Rodríguez, señaló que la vocación de la Ciudad de México, que son las actividades terciarias, ha permitido que tenga mayor independencia respecto a los recursos que le asigna la Federación.

La capital del país, acotó, es el ejemplo perfecto de que la Iniciativa Privada tiene que trabajar con el gobierno local, de que se debe ir en conjunto, hacer sinergia para fortalecer el desarrollo económico.

“Es la entidad con más desarrollo, la generación de empleo es muy alta y constante, por lo mismo tiene más recursos propios y puede desarrollar más obras públicas, y apostar por diversos proyectos sociales”, aseveró.

Por su parte, Marco Antonio Córdova Gálvez, vicepresidente del Colegio de Economistas de Sonora, acentuó que en los últimos años en la entidad sonorense se hizo una revisión a fondo para mejorar el sistema recaudatorio y así tener más recursos propios.

Subrayó que otra estrategia que se tomó anteriormente en Sonora fue el apoyo al desarrollo de pequeños empresarios por medio de créditos para que así se generen empleos.

“Me parece que el apoyar a los emprendedores es fundamental, a la larga esto provoca crecimiento económico y mayores recursos por medio de impuestos”, manifestó.

Zozobra

Factores como informalidad, rezago en el desarrollo de actividades económicas e inseguridad, provocaron que Oaxaca, Guerrero e Hidalgo fueran las entidades que menor flexibilidad presupuestaria tuvieron en el 2017.

Luis David Méndez Hernández, especialista de la Universidad La Salle Oaxaca, aseguró que las entidades que no pueden progresar es debido a que la mayoría de la población vive en condiciones precarias o se dedica a la informalidad.

“Ante una tasa alta de informalidad, es imposible que haya mecanismos óptimos de recaudación. Sin embargo, en los últimos años se ha trabajado por levantar el turismo y eso ha ayudado a generar más estabilidad”, refirió.

“Es una estrategia positiva lo que se hace, pero como va iniciando el turismo en Oaxaca, queda todavía pendiente el avance. Me parece que el día que se generen ingresos propios podremos desarrollar el estado”, confirmó.

David Emir Guerrero Trejo, presidente del Colegio de Economistas del Estado de Hidalgo, detalló que el clima de inseguridad y violencia que hay en la entidad ha impedido que lleguen nuevas inversiones.

Expuso que para que lleguen capitales, las empresas tienen que ver que el Estado de Derecho funcione. De lo contrario, expresó, si hay extorsiones, secuestros y homicidios, jamás llegarán.

“El problema con Hidalgo es la inseguridad, por eso no hay empleo ni se generan recursos propios. Se tiene que atender de raíz esto, solamente así llegarán empresas y podremos tener recursos locales”, concluyó.

estados@eleconomista.mx