Querétaro, Qro. Líderes de cámaras empresariales advirtieron la fuerte conectividad que obtendrá el bajío, con el proyecto de tren rápido desde la ciudad de México a entidades del centro del país.

El presidente estatal de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Alfonso García Alcocer, señaló que el proyecto abrirá la puerta a la conectividad empresarial y al fortalecimiento de la inversión.

"Las ciudades más sobresalientes y pujantes del mundo están conectadas a través de trenes de pasajeros, eso ayuda a ahorrar tiempo, tener alternativas para que la gente se pueda desarrollar y conectividad empresarial", expuso.

Enfatizó que un proyecto de trenes en todo el país generará nuevos polos de desarrollo industrial y habitacional, lo que permitirá un crecimiento más descentralizado.

"La mayor parte de este tipo de transportación no es de pasajeros turistas, sino de empresarios, entre más alternativas de conectividad tengas, mayores beneficios en pro del fortalecimiento de la inversión", insistió.

Para el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Abraham González Martell, esta inversión beneficiará al estado, sobre todo, a los socios de esta organización.

"Beneficia a los constructores queretanos, porque seríamos contratados por las empresas que lleguen a ganar el concurso de este proyecto", resaltó.

En días pasados, el gobernador José Calzada Rovirosa refirió que este proyecto modernizará a la nación, al rescatar los trenes de pasajeros que por muchos años ya no circulaban en el país.

"Tenemos carreteras saturadas, aeropuertos insuficientes y este mecanismo de trenes para pasajeros va a ser una herramienta poderosa para mejorar la competitividad nacional e internacional", afirmó.

En la entidad se cuenta con una estación de trenes, que se inauguró el 8 de noviembre de 1903 con la llegada del tren desde la Ciudad de México, pero hoy se utiliza para actividades culturales y de turismo.

Con dos plantas, una sala de espera, andén, taquillas y construida de cantera, esta estación tiene una marcada influencia inglesa y es uno de los más notables ejemplos de la infraestructura ferrocarrilera del siglo XX.

En 1986 esta estación se declaró monumento histórico y unos 10 años más tarde, cuando dejó de existir el tren de pasajeros, se integró al catálogo de patrimonio cultural.

Ferrocarriles Nacionales de México (Ferromex) donó el espacio al municipio de Querétaro para destinarse a fines culturales y en sus instalaciones cuenta con documentos desde el 1910.

En la zona aún transitan más de 20 trenes de carga por día y alrededor de la estación se encuentran unos 50 vagones o carros campamentos de la empresa Kansas City o Ferromex, que son propiedad de ferrocarrileros pensionados.