Querétaro, Qro. La deuda pública del estado sería liquidada en agosto del 2022, durante la próxima administración estatal (2021-2026), de acuerdo con las proyecciones de la actual gestión.

Al 30 de septiembre el estado suma 188 millones de pesos de deuda pública, cifra que al 31 de diciembre del 2020 llegaría a 166 millones, una reducción de 11.7% en el último trimestre del año, expuso el secretario de Planeación y Finanzas, Javier Marra Olea.

“La deuda pública, desde que empieza la administración, ha venido con una tendencia a la baja (...) se han podido hacer prepagos adicionales al calendario (...) Vamos a llegar a 166 millones en diciembre de este año, al término de la administración 97 millones de pesos, diciembre  del próximo año 72 millones y en agosto del 2022 sería el último pago”, dijo.

La administración estatal se planteó meses atrás el objetivo de liquidar la deuda en el 2021, en el marco del cierre de la actual administración (2015-2021); sin embargo, ante la reconfiguración de gasto la estimación para liquidar la deuda se extiende al 2022.

La deuda vigente del estado de Querétaro se contrató en noviembre del 2006 con BBVA Bancomer, por medio de un crédito simple y constitución de garantías, por 1,350 millones de pesos, cuya fecha de vencimiento se estipula el 29 de julio del 2026, dado que el plazo original de contratación de la deuda es de 20 años.

Desde el inicio del actual gobierno, el 30 de septiembre del 2015, la deuda sumaba 1,145 millones de pesos, cifra que reporta una reducción de 83.6% respecto a los 188 millones de pesos reportados al 30 de septiembre de este año.

Querétaro es el estado con el índice más bajo en el Sistema de Alertas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el cual mide el nivel de deuda  sobre Ingresos de Libre Disposición.

También, al segundo trimestre del 2020, se mantuvo como el estado con la menor deuda per cápita del país, a excepción de Tlaxcala que no contrata deuda.

Los ingresos propios del estado cayeron 6.9% anual, a causa de la pandemia; entre septiembre del 2019 y agosto del 2020, el estado tuvo ingresos por 4,689 millones de pesos, cifra 350 millones por debajo del mismo periodo de 2018-2019.

Esta variación a la baja contrasta con el crecimiento paulatino que tienen los ingresos del estado al menos desde el año 2014; en el lapso de referencia del 2018-2019 los ingresos del estado crecieron 9.7 por ciento.

El Impuesto sobre Nómina es el principal ingreso de Querétaro, el cual en algunos meses de este año estuvo por debajo del 2019, fenómeno que también estuvo relacionado con el Covid-19.

Sobre la recepción de participaciones federales, refirió el secretario local, el estado ha reportado incrementos marginales; en el periodo de septiembre del 2019 a agosto del 2020 captó 14,766 millones de pesos, que representa un incremento de apenas 2.2% anual.

Mientras que en aportaciones (recursos etiquetados para educación, salud y seguridad) ha habido incrementos marginales, pero con cifras superiores a las de ejercicios anteriores. En el lapso 2019-2020 la entidad sumó 12,236 millones por este concepto, un alza de 4.1% anual.

En cuanto a los recursos otorgados a través de convenios, estos reportan una tendencia a la baja desde el año 2017; en el periodo 2019-2020 sumaron 3,661, una caída de 13.9% frente a los 4,253 millones convenidos en el referente anterior.

En contraste, en el rubro de incentivos derivados de la colaboración fiscal (relacionados con auditoría y promoción de la cultura fiscal) muestran una tendencia favorable positiva, pues en 2019-2020 ascendieron a 1,952 millones de pesos, 26.6% de crecimiento en comparación con los 1,542 millones del lapso anterior.

De septiembre del 2019 a agosto del 2020 los ingresos totales del estado llegaron a 37,304 millones de pesos, un alza de 0.7% frente a los 37,037 millones del periodo pasado, pese al impacto de la pandemia. Del total de gasto público, 93% es gasto social y 7% gasto administrativo.

La entidad cuenta con las dos calificaciones crediticias más altas, que ambas firmas emiten en México para estados y municipios: en septiembre de este año Moody’s ratificó la calificación “Aa1.mx” y Standard & Poors lo hizo en “Mx AA+” en marzo de este año.

Requerimientos presupuestales

Ante el proceso electoral que se realizará en el estado el próximo año, se pronostica que haya una presión en el gasto público, debido a los requerimientos presupuestales del Instituto Electoral del Estado de Querétaro (IEEQ) y del Tribunal Electoral del Estado de Querétaro (TEEQ).

“Visualizamos que para el 2021, algo que no hemos visto en otros ejercicios, los montos totales puedan no crecer a los mismo ritmos de años anteriores (...) buscaremos soportar el gasto con salud, educación y seguridad; y se combina con un año atípico donde habrá una presión de gasto en el tema electoral, porque le IEEQ requiere de más presupuesto para el proceso, también el Tribunal Electoral, pero buscaremos esa fórmula para tratar que todos los recursos se distribuyan de mejor manera”, indicó Javier Marra.

Sin embargo, para el 2021 el presupuesto en salud será preponderante en el gasto estatal. En cuanto al paquete federal se prevé que haya una baja de 6.4% en participaciones y de 1.1% en aportaciones, con la expectativa de que haya ajustes finales en el Congreso de la Unión.

estados@eleconomista.mx